spot_img
spot_img

La trágica leyenda al estilo Romeo y Julieta del castillo de Aunqueospese

 

‘Aunqueospese’, a este castillo abulense de leyenda tenéis que conocerlo

Foto de portada de © David Pérez, Wikimedia Commons

Bucear en la historia muchas veces implica hacer especulaciones ante la falta de evidencias claras. Huecos en el tiempo que fácilmente se rellenan mediante leyendas, algunas más fantasiosas que otras. Puedes darlas cierta credibilidad o no, eso depende de cada uno, pero no deja de ser un relato literario y popular, transmitido durante generaciones, y a veces tan valioso y antiguo como el objeto al que hace referencia.

Ahora imagina un castillo con el curioso nombre de Manqueospese o Aunqueospese. Miras en su historia y no encuentras una fuente fiable que explique su etimología. ¿Qué haces? ¿Lo dejas estar o recurres a la leyenda?

Pues este castillo existe, se encuentra a 25 kilómetros de Ávila, en la localidad de Mironcillo, y desde él se domina todo el Valle de Amblés además de divisarse la famosa muralla de la ciudad. Los habitantes de la comarca, lejos de dejarlo estar han dado una razón a su nombre: una historia de un amor prohibido.

Castillo de Mironcillo. Turismo de Ávila

Uno de los mejores ejemplos de castillo roquero

Antes de entrar en detalle en la leyenda, repasemos primero lo que sí se sabe con certeza. El castillo de Manqueospese o Aunqueospese se asienta en una posición privilegiada, encaramado en uno de los escalones rocosos de la sierra de la Paramera. De planta irregular y estilo gótico, el edificio actual fue construido en sillarejo en las décadas de 1470 y 1480 por Pedro Dávila, partidario de los intereses de la infanta Isabel frente al rey Enrique IV y Juana la Beltraneja.

Desde su ventajosa posición se controlaba el paso por la tierra de Ávila, y hay constancia de la existencia de un bastión o atalaya defensiva previo que se remontan al siglo XI, cuando el avance de la Reconquista obliga a los señores de los reinos cristianos a establecer líneas de defensa con fortificaciones comunicadas visualmente.

Después de la familia Dávila, el castillo fue propiedad del duque de Medinaceli y aún conserva, a pesar de su estado de abandono, el imponente aspecto de sus altos muros y gruesos cubos. Destacan la puerta de acceso de estilo renacentista, así como las troneras y las letrinas conservadas en uno de los cubos.

Podemos decir sin tapujos que se trata de uno de los castillos roqueros más hermosos de la región, aunque actualmente es de propiedad particular y para llegar a él debes transitar por un camino sin asfaltar.

Un Romeo y Julieta a la castellana

Su posición dominante, lo poco que se sabe de su historia y lo enigmático de su denominación ha dado lugar a varias leyendas. Casi todas hablan de amores contrariados. La más extendida y popular en las gentes de la comarca es la que cuenta la historia de un enamoramiento entre Álvar Dávila y doña Guiomar, al más puro estilo Romeo y Julieta.

Esta narra que Álvar Dávila, señor de Sotalbo, regresaba triunfante a Ávila después de la batalla de las Navas de Tolosa. En su paseo por las calles de la ciudad se encontró con la mirada de Doña Guiomar, una noble abulense que contemplaba el desfile desde del balcón del palacio de su padre, Don Diego de Zúñiga, ubicado sobre el Arco del Rastro de la Muralla de Ávila.

Tuvieron un flechazo instantáneo y comenzaron a verse, pero siempre a través de los ventanales del palacio donde se cruzaron por primera vez. Finalmente, Alvar se lanzó a pedirle a su padre la mano de su hija. Pero no tuvo éxito y se la negó de manera airada, prohibiéndole que en lo sucesivo volver a ver a Dª Guiomar.

Castillo de Manqueospese. Foto: © David Pérez, Wikimedia Commons

Álvar decepcionado y con toda dignidad replicó a Don Diego de Zúñiga: “Cuando el amor ha nacido, no se le mata con vilencias; que el corazón del enamorado es rebelde y terco en la rebeldía. Dª Guiomar y yo seguiremos amándonos, y aún más, viéndonos: ¡Aun que os pese!”

Así fue como el caballero salió hacia las afueras de Ávila y levantó el Castillo de Manqueospese en el coto de Mironcillo. Desde él “se adivinaban, más que se veían, los dos enamorados; ella miraba a la sierra; él, en las altas almenas que descubrían la ciudad”, reza la leyenda.

Aquejada de añoranza, la joven Guiomar finalmente entregó su alma y se convirtió en blanca paloma que voló al encuentro de su amado, que la acogió en sus manos. Más tarde Álvar fue destinado a una nueva batalla llevándose el recuerdo de su amada y en la lucha falleció.

Una variante del relato es menos fantasiosa y afirma que la condesa acabó muriendo de pena encerrada por su padre y su amante también perdió la vida en una de las batallas contra los sarracenos.

Puerta del castillo de Manqueospese. © David Pérez (DPC), Wikimedia Commons

Cómo llegar al castillo de Manqueospese

Aunque como ya hemos dicho el castillo es de propiedad privada, sí que merece la pena acercarse hasta sus muros para ver la magnitud de la fortaleza y disfrutar de sus privilegiadas vistas. Y como no también dar imagen a la historia de amor de su leyenda.

Según el blog ‘Ávila con Niños’ recomiendan dejar el coche al comienzo del camino que accede al castillo “porque su parte final no está muy preparada para vehículos”.

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

¡En Villalón, que no te cuenten el Rollo!

Lara Arias Todo habitante de Villalón o descendiente de esta localidad vallisoletana siempre ha escuchado las palabras de orgullo de sus abuelos, de sus tíos...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Palacio de Bornos da un paso más hacia la sostenibilidad

La bodega Palacio de Bornos, ubicada en la localidad de Rueda, acaba de obtener el sello ‘Sustaintable Wineries For Climate Protection’ (SWfCP) que la...