spot_img
spot_img

De castillo en ruinas a coso: la historia de la plaza de toros más antigua de Ávila


Una vez arruinado, del viejo castillo de Villafranca de la Sierra no se desperdició ni una sola piedra…

Erigida sobre una ladera de uno de los montes que franquean el Valle de Corneja, Villafranca de la Sierra es un pueblo con muchas sorpresas. La localidad, aunque de pequeño tamaño, pues no llega a los 150 habitantes, cuenta dentro y fuera de sus casco urbano con diversos atractivos que le hacen merecedor de un desvío. Uno de los más curiosos es la plaza de toros edificada en piedra a las afueras del pueblo. Se trata de la más antigua de la provincia de Ávila y la tercera de Castilla y León y fue construida a partir de los restos del viejo castillo con el que contaba el pueblo.

Un coso abandonado que se quiere recuperar

El histórico coso fue levantado en 1854 por una decena villafranquinos reutilizando las piedras existentes del antiguo torreón del castillo-fortaleza, adquirido en febrero de ese mismo año al Duque de Medinaceli. Por la fecha en la que fue construida, hablamos de la tercera plaza de toros de Castilla y León en antigüedad, solo por detrás de la de Béjar y Segovia.

Vista satélite de la plaza de toros de Villafranca

Tras más de 30 años abandonada, la histórica plaza ha ido perdiendo buena parte de sus estancias, aunque todavía puede contemplarse parte de las gradas, un arco de ladrillo en el acceso este en muy mal estado de conservación, y parte de los elementos de madera del forjado en el acceso principal. El diámetro de la plaza a ras del suelo es de 45 metros y el del redondel del albero de 30 metros, y llegó a contar con una capacidad de unos 1.500 espectadores.

Ahora el titular de la plaza histórica es el Ayuntamiento de Villafranca y tiene previsto acometer la consolidación, restauración y adecuación para uso público de la plaza, para lo cual la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte está tramitando la concesión de una subvención por importe de 150.000 euros.

Por otro lado, del viejo castillo no se conserva nada. Se sabe que data de mediados del siglo XIII, en el momento de la repoblación de la villa, y que probablemente estaba protegida por una barbacana y un foso. Su abandono debió producirse a principios del siglo XVII, aunque su decadencia se iniciaría cuando dejó de ser residencia de los titulares del señorío, a mediados del siglo XVI.

Plaza Mayor de Villafranca

La Plaza Mayor porticada

La plaza de toros no fue la única construcción del pueblo que reutilizó restos del castillo. Las columnas de los soportales de su Plaza Mayor también proceden de los restos de la fortaleza. Este espacio es uno de los rincones más bellos del pueblo, pues además de los largos soportales, también nos encontramos con casas blasonadas, un hermoso pilón de cuatro caños y la casa del Ayuntamiento.

Cerca de la plaza, se levanta la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, el otro gran edificio de Villafranca, construida en el siglo XV con sillares, planta de una sola nave y torre con espadaña. Se asienta sobre un templo primitivo románico.

Plaza Mayor porticada

Se trata de una construcción comprendida en circunferencias concéntricas siendo el diámetro del albero de unos 30 metros. El acceso principal a la plaza se encuentra remarcado por un arco de ladrillo desde el que se accede a las graderías por medio de dos vomitorios. Consta de otros dos accesos al Norte y al Oeste y al Sur se encuentran la tribuna y chiqueros.

Molino del Tío Alberto

El Molino del Tío Alberto

A unos 3 kilómetros al sur de Villafranca, se encuentra una de esas joyas que esconde la provincia de Ávila. Se trata del Molino harinero del Tío Alberto, el último que estuvo en funcionamiento en el Valle del Corneja, una comarca de larga tradición molinera.

Molino del Tío Alberto

Este, además de conservar en perfecto estado la maquinaria, incluye también la vivienda del antiguo molinero, Alberto Jiménez, el Tío Alberto, que se hizo cargo de su gestión y de mantenerlo vivo antes y después de sus jubilación en 1963. Lugo la Diputación de Ávila lo convirtió en un Centro de Interpretación de los Molinos del Río Corneja.

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

La Ermita de San Marcos de Coomonte (Zamora) amenaza con derrumbarse

La cubierta de la Ermita de San Marcos, en Coomonte (Zamora), amenaza con derrumbarse inminentemente por el estado tanto del tejado, como de la...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Palacio de Bornos da un paso más hacia la sostenibilidad

La bodega Palacio de Bornos, ubicada en la localidad de Rueda, acaba de obtener el sello ‘Sustaintable Wineries For Climate Protection’ (SWfCP) que la...