spot_img
spot_img

Un queso zamorano y otro leonés triunfan en los “Juegos Olímpicos” queseros

El Hircus Mega de Palacios del Pan y el Pata de Mula de Saelices del Payuelo obtienen dos medallas de Súper Oro, y se sitúan entre las 17 mejores referencias de España

Como si de una edición de los Juegos Olímpicos se tratase, dos queserías ubicadas en Castilla y León han obtenido varias medallas de distinto color en la edición anual de los World Cheese Awards, que se ha celebrado en la ciudad noruega de Trondheim. La Quesería Los Payuelos, de Saelices del Payuelo, en León, y quesos Hircus, de Palacios del Pan, en Zamora, han sido las dos empresas de la región que han tenido las referencias más destacadas entre los 4.502 quesos de 43 países que han participado en el certamen.

Todos los quesos inscritos han sido calificados por 264 expertos de 38 naciones distintas que analizaron las características de cada uno de ellos. Las calificaciones finales consisten en medallas de Bronce, Plata, Oro y Súper Oro, para posteriormente, entre los de mayor nivel, encontrar los 16 mejores quesos de este año, de los que se escogió como World Champion Cheese 2023 un queso azul noruego llamado Nidelven Blå.

Tan solo 17 quesos españoles obtuvieron el máximo reconocimiento de la cita, la medalla Súper Oro, y dos de ellos fueron dos de Castilla y León.

El Hircus Mega zamorano, de la compañía Caprino del Esla, fue uno de los que recibió la máxima distinción. Se elabora con leche cruda de cabra, sal, cuajo de cabrito, fermentos lácticos y de afinado. Además, está rociado con carbón vegetal y cuenta con un aroma agradable a setas, dando un resultado muy fresco.

Desde Saelices del Payuelo, localidad española perteneciente al municipio de Valdepolo, en la zona oriental de la provincia de León, la Quesería Los Payuelos ha conseguido el Súper Oro gracias a uno de su queso Pata de Mulo, que están ganando mucha popularidad en toda España. No en vano, el año pasado ya obtuvo la máxima puntuación en este concurso.

El queso en cuestión es un semicurado con un perfil intenso y cremoso, elaborado con leche cruda de oveja, y posee un periodo de curación mínimo de 2 meses. Su interior es de pasta firme, con un marcado color marfil, que presenta pequeños ojos desigualmente repartidos. De textura fina, tras su degustación deja una sensación mantecosa en el paladar y un ligero sabor a leche.

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

San Jerónimo de Guisando ya forma parte de la red de Patrimonio Histórico

El Monasterio de San Jerónimo de Guisando, se encuentra en un lugar aislado, en la falda de la montaña, frente a los Toros de...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

El festival ‘Duero Wine’ pone el foco en la raya con Portugal

El Palacio de Congresos de Salamanca acoge el mayor congreso de vinos del centro de España el 15 y el 16 de abril   La próxima...