spot_img
spot_img

La quintaesencia de la Sierra de Francia

Al menos una vez en la vida hay que visitar La Alberca, donde nos aguarda un viaje sensorial hasta la Edad Media. El carácter de la sierra salmantina se hace presente tanto en el habla de los vecinos como en la arquitectura tradicional y en la gastronomía, con el cerdo ibérico como protagonista
Ricardo Ortega

Lo mismo que los musulmanes deben peregrinar al menos una vez a La Meca, todos los habitantes de la Península Ibérica deberían poner el pie en La Alberca en alguna ocasión a lo largo de su vida. Este mandato, que expresamos en formato de broma pero que posee un fondo muy real, es absolutamente obligatorio para los vecinos de Castilla y León.

Porque no es exagerado decir que esta localidad salmantina, en la frontera con Cáceres y en pleno Parque Natural de las Batuecas-Sierra de Francia, concentra las esencias de las localidades que dicen representar el espíritu de la Edad Media.

foto 2El diseño laberíntico de su casco urbano hace que La Alberca se compare a menudo con los barrios judíos del Viejo Continente y el norte de África. Hay quien establece, incluso, el paralelismo con algunas ciudades de Oriente Próximo. Pero el protagonista de su urbanismo no es el trazado de las calles, sino el carácter sólido y atemporal de la arquitectura serrana, que en esta localidad alcanza su máxima expresión.

Las casas típicas de la comarca presentan sillares de granito en la planta baja y largas tramoneras en sus plantas superiores. Las tramoneras son la estructura formada por vigas de madera entre las que se coloca sillarejo, adobe o tapial; la imagen más característica de las construcciones populares en esta parte de España.

El protagonista de su urbanismo no es el trazado de las calles, sino el carácter sólido y atemporal de la arquitectura serrana, que en esta localidad alcanza su máxima expresión

Los albercanos solían dejar vistas estas vigas y palos, sí, aunque en muchos casos se revestían con teja, tablas o revocos de cal. Sea del modo que fuere, esa arquitectura vernácula es la responsable de que La Alberca figure en el imaginario colectivo como emblema de la cultura serrana. Esa idea parecía albergar el cineasta José Luis Cuerda cuando en 1992 dirigió la película ‘La marrana’, con las calles de la localidad como uno de sus escenarios principales. El protagonista del filme, Bartolomé (Alfredo Landa), había estado preso en Túnez y regresaba a su tierra con la ilusión de comer su manjar preferido: carne de cerdo.

Y es que el porcino es, precisamente, otro de los grandes atractivos de la localidad y su comarca. Si su suculenta gastronomía está basada en las diferentes especies ganaderas presentes en la zona, los productos de carne de cerdo curada (jamón ibérico, chorizo, lomo…) han alcanzado tal fama que el reclamo de La Alberca parece más bien una figura de calidad amparada por la administración.

la alberca, salamancaEl visitante se lleva en el recuerdo el sabor del hornazo, del limón serrano (plato a base de limón, naranja, huevo duro y chorizo) y del cabrito, entre otras especialidades. Entre los dulces locales destacan los turrones, obleas, bizcochos y perrunillas, y para los aficionados a probar los vinos locales no se pueden olvidar las elaboraciones de la DOP Sierras de Salamanca.

La huella francesa de la repoblación

Son muchos los elementos que ha ido dejando la historia en el mapa y en la morfología de la localidad y su entorno. Como la cantidad ingente de topónimos de origen francés. No olvidemos que nos encontramos en la Sierra de Francia y junto al cauce del río Francia.

El director José Luis Cuerda filmó en la localidad su célebre filme ’La marrana’

la marranaSi pudiéramos analizar el ADN de los vecinos que nos reciben sonrientes (acostumbrados a tratar con los turistas, los periodistas de viajes, la gente del cine y la publicidad) encontraríamos un porcentaje muy elevado de sangre procedente del otro lado de los Pirineos; la repoblación de la zona, desarrollada entre los siglos XII y XIII, contó con numerosos francos gracias al papel desempeñado por Raimundo de Borgoña, noble francés casado con la que terminaría siendo la reina Urraca I de León, la primogénita de Alfonso VI. La sangre local tiene también mucho de árabe y de morisco. No en vano el nombre de esta localidad parece proceder de ‘Al Bereka’, que significa estanque en el idioma de Averroes.

Lo mismo cabe decir de la presencia hebrea. De hecho, dicen los estudiosos que la profusión de mensajes religiosos en los dinteles graníticos respondía a la voluntad de muchos judíos conversos de subrayar su fe cristiana en un tiempo en que lo menos grave que podía sucederle al falso converso era la expulsión.

plaza mayor de la alberca

Centro de la vida social

Uno de los espacios que llaman nuestra atención es la Plaza Mayor de La Alberca, de forma cuadrada y presidida por un crucero de granito. Sigue albergando la vida social y económica de la localidad, igual que hace siglos, y también es el epicentro cultural cuando en agosto se celebran las fiestas patronales.

Caminando calle abajo nos encontramos con la iglesia de la Asunción, finalizada en el mismo año que la catedral nueva de Salamanca, en 1773. En su interior llamará nuestra atención el púlpito de granito, dos siglos más antiguo que el propio templo. Junto a la iglesia será difícil sustraerse a la tentación de hacerse una foto junto al cerdo de piedra que nos espera sonriente.

plaza mayor, la alberca, salamanca

Otros ejemplos de arquitectura religiosa los podemos encontrar en las ermitas del Cristo del Humilladero, Nuestra Señora de Majadas Viejas y San Marcos. Pero sobre todo no podemos dejar de visitar el santuario de la Virgen de la Peña de Francia, situado a solo 18 kilómetros de la localidad y que presume de ser el enclave mariano más elevado (1.700 metros sobre el nivel del mar) del mundo.

Es otro más de los tesoros que nos aguardan en este rincón de la provincia de Salamanca, y que justifican sobradamente que realicemos una visita… al menos una vez en la vida.



Reportaje gráfico: Raúl G. Leralta

 

 

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

La historia como motor turístico en Medina del Campo

La Semana Renacentista de Medina del Campo se celebra del 14 al 21 de agosto. Historia, cultura y gastronomía se fusionan y alcanzan su...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Burgos triunfa en «El Mejor Taco»: dos de los tres mejores tacos de Castilla y León

Uno de los eventos gastronómicos más esperados del año en España, "El Mejor Taco", ha alcanzado cifras récord en su última edición, con una...