spot_img
spot_img

Salamanca, la piedra más universal

La piedra de Villamayor protagoniza el paisaje urbano de Salamanca gracias a su color y a las posibilidades que ofrece para ser labrada. Se encuentra presente en el espléndido patrimonio histórico de la ciudad, donde destacan la Plaza Mayor, dos catedrales, incontables palacios y casas nobles y una universidad que otorga proyección internacional a esta ciudad única

Ricardo Ortega

Salamanca es la ciudad de la piedra y del saber. Universitaria por excelencia, en ella conviven lo antiguo y lo moderno. Declarada por la Unesco en 1998 como Patrimonio de la Humanidad, ha incorporado a un espléndido patrimonio nuevos valores propios de una concepción moderna de urbanismo. Con la Plaza Mayor, la universidad, sus catedrales y palacios y casas nobles, comparten hábitat edificios de reciente construcción o rehabilitados como el Palacio de Congresos, el Centro de Artes Escénicas, Domus Artium 2002 y otros. Tradición y modernidad van de la mano.

La enorme riqueza patrimonial de la urbe bañada por el río Tormes está repartida en cada una de sus concurridas calles. Es la capital del plateresco español más fantasioso, con la piedra dorada de Villamayor –localidad de la comarca charra de la Armuña- como elemento fundamental. Salamanca tiene dos catedrales –la Vieja y la Nueva-, 23 iglesias monumentales, cinco conventos, una docena de casas monumentales, cinco colegios universitarios históricos y nueve palacios.

El centro neurálgico de la vida diaria de la ciudad es la Plaza Mayor, donde los salmantinos se citan y comparten espacio y vivencias. Vecinos, turistas y universitarios utilizan cada día este espacio conocido en todo el mundo como lugar de paseo, encuentro, tertulia, descanso, ocio y lectura. Aquí se ubica el Café Novelty, el más antiguo de la ciudad. Construida entre 1729 y 1756 en estilo barroco, con el diseño de Alberto Churriguera, a comienzos del XIX sufrió algunas remodelaciones urbanísticas. A mediados del siglo XX fue desprovista de los jardines y del quiosco de música, de manera que quedó diáfana.

Mención especial merecen también los palacios de los Anaya, de Monterrey, el de Fonseca, el monasterio de las Dueñas. No podemos olvidar la casa de las Conchas, un antiguo palacio urbano de estilo gótico, que incluye elementos platerescos y cuya construcción se inició en 1493. Las conchas, símbolo de la familia Pimentel, decoran la fachada del edificio tras la boda en 1517 de Juana Pimentel con Arias Maldonado –hijo de Rodrigo Maldonado de Talavera, quien encargó la construcción del edificio-, y las flores de lis de los Maldonado en el escudo. Ha sufrido importantes modificaciones y restauraciones. En la actualidad es una biblioteca.

Puedes encontrar más historias como esta en la revista ARGI. Suscríbete aquí

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

La Ermita de San Marcos de Coomonte (Zamora) amenaza con derrumbarse

La cubierta de la Ermita de San Marcos, en Coomonte (Zamora), amenaza con derrumbarse inminentemente por el estado tanto del tejado, como de la...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Palacio de Bornos da un paso más hacia la sostenibilidad

La bodega Palacio de Bornos, ubicada en la localidad de Rueda, acaba de obtener el sello ‘Sustaintable Wineries For Climate Protection’ (SWfCP) que la...