spot_img
spot_img

Grajal de Campos, el señor del adobe

Es fácil que el objetivo de nuestra cámara quede prendado de Grajal de Campos, una localidad recoleta en la que la belleza se reparte por igual entre los edificios públicos y las construcciones de barro secado al sol. En cinco siglos ha pasado de la grandeza al declive, pero sus calles se siguen haciendo merecedoras de una mirada asombrada

Ricardo Ortega

La talla imponente de los edificios públicos destaca en las calles silenciosas de Grajal de Campos entre viviendas de dignidad humilde y limpia.

Es el contraste entre el pasado señorial de la localidad terracampina, en el sureste leonés, y el lento abandono de tapias a medio derruir, de solares que nos recuerdan el vaciamiento del medio rural en diferentes puntos del casco urbano.

Hay un silencio sin aspavientos en la forma que tiene Grajal de irse adaptando a los tiempos, que no es tanto como ir desapareciendo, por mucho que la disposición de sus construcciones de ladrillo y adobe sí ofrezca cierto aroma a despedida.

Cubo defensivo del castillo de Grajal.

Las monjas ya no habitan el convento de Nuestra Señora de la Antigua y ya no viven enseñantes en las casas de los maestros, construidas junto a la antigua escuela. Pero esas viviendas siguen habitadas y eso es lo que importa en este pueblo que no llega a los 250 vecinos, situado en la frontera entre León y Palencia.

También cabe felicitarse por la forma en que se ha reciclado el espacio del antiguo centro educativo; entre las cuatro paredes que albergaron aulas, pizarras y pupitres se suman hoy un centro cívico, una farmacia y un bar en el que nunca faltan parroquianos.

"Hay un silencio sin aspavientos en la forma que tiene Grajal de irse adaptando a los tiempos...".
«Hay un silencio sin aspavientos en la forma que tiene Grajal de irse adaptando a los tiempos…».

A él se accede por las mismas pequeñas escaleras de terrazo y si no fuera por los vinos y el aroma que nos llega desde la cocina se diría que perdura el olor de la tiza, que aún se escucha el eco de las risas y las carreras de los más pequeños.

Hoy los niños y niñas estudian en Sahagún, apenas a cinco kilómetros, y es que los glariarenses han construido su historia dentro de una relación de complicidad con la localidad vecina. En el año 1085 el rey Alfonso VI trasladó el mercado de Grajal a Sahagún, con lo que la localidad perdió parte de su esplendor. Este comenzó a recuperarse con la concesión del Señorío de Grajal a la familia Vega, una decisión que marcó el espíritu de la localidad de manera definitiva.

El castillo se encuentra muy próximo al casco urbano.

Una casa-palacio conectada

A comienzos del siglo XVI Hernando de Vega mandó construir el castillo artillero que hoy da la bienvenida al visitante. También la casa-palacio y la iglesia de San Miguel Arcángel, edificios conectados internamente para que los miembros de esta familia de la nobleza pudieran escuchar misa desde sus aposentos. A la sombra de ambos se extiende la plaza Mayor, cuya notable amplitud hace de ella un espacio único.

Aquí debemos mencionar la torre de la iglesia de San Miguel, de diseño verdaderamente singular. Este esbelto campanario de ladrillo cuenta con un cuerpo de cinco esquinas “y le falta una para tener cuatro”, como señala el dicho popular.

Torre de la iglesia de San Miguel, «con cinco esquinas y que le falta una para tener cuatro».

La respuesta a este acertijo reside en que no se trata de una planta cuadrada, puesto que una de ellas se retrae y deja seis lados y cinco esquinas; sería necesario añadir el trozo que le falta para que alcanzara la cuadratura.

Luchas de clases

Como en tantos lugares, los abusos de la nobleza dieron lugar a numerosos conflictos con el pueblo llano. En 1624 los vecinos presentaron un pleito contra los condes ante la Real Chancillería de Valladolid por los tributos excesivos y por el uso de la cárcel local a capricho de los condes.

El 14 de noviembre de ese año se alcanzó un acuerdo con diferentes mejoras para los vecinos; se atenuó el uso de la fuerza y se dio libertad para la venta de vino y para poder criar ganado menor.

Edificio de la antigua escuela.

La primera fortaleza artillera

El gran elemento patrimonial legado por la familia Vega, el castillo, está considerado como la primera fortaleza artillera de España. Se trata de una impresionante construcción diseñada por el arquitecto Lorenzo de Aldonza y erigida entre 1517 y 1521. Posee una imponente planta cuadrada con cuatro torreones en los que se emplazaban las armas de mayor calibre.

Construido sobre un pronunciado talud, se asienta sobre los restos de otro castillo del siglo X. En un documento del año 967 se menciona la existencia del ‘castello de galiare’ y en los escritos del monasterio de San Benito, en Sahagún, se indica que la fortaleza se había otorgado al conde Raimundo de Borgoña. El castillo se convirtió en su residencia principal durante cinco años, hasta su muerte en 1107.

Grajal
Los edificios más nobles se mantienen firmes pese al paso del tiempo.

La actual edificación es una obra gótica tardía encargada cuando Hernando de Vega, temiendo la inminente revuelta contra el rey Carlos I, futuro emperador Carlos V, no esperó a la aprobación real para levantar la defensa. Cuanto esta se produjo, en 1521, el castillo ya estaba concluido.

La fortaleza fue declarada Monumento Nacional en 1931 y en la actualidad no se visita; fue rellenado de tierra al igual que su foso, y nunca ha sido restaurado pese a su magnífico estado de conservación parece negar este hecho.

No está de más una visita cultural al casco urbano de esta localidad, sobre todo teniendo en cuenta el tiempo que nos ha tocado vivir, en el que la telefonía móvil ha popularizado al máximo las posibilidades de la fotografía.

grajal
Arco de acceso al casco urbano de la localidad leonesa.

Reportaje gráfico: Ricardo Ortega Bombín

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

Más de una veintena de compañías de Castilla y León participarán en la 27ª Feria de Teatro

La 27ª Feria de Teatro de Castilla y León reafirma su compromiso con la producción autonómica y su proyección en los mercados profesionales, con...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Palacio de Bornos da un paso más hacia la sostenibilidad

La bodega Palacio de Bornos, ubicada en la localidad de Rueda, acaba de obtener el sello ‘Sustaintable Wineries For Climate Protection’ (SWfCP) que la...