spot_img
spot_img

Las vías romanas y su legado eterno

Rafael Varón
Rafael Varón

No se creerán esto, pero hubo un momento, al principio del siglo XXI, en que había librerías en los barrios en las que te podías pasar un rato entre anaqueles y mesas, curioseando volúmenes y atendiendo recomendaciones del librero o librera que atendía tal negocio.

Ya, ya sé que siguen existiendo, pero no me negarán que hay muchas menos, y que la misión de asesorar al despistado -yo- ahora la hacemos los lectores aplicando estrellitas.
Aquella que yo evoco se convirtió en peluquería: te adornan la cabeza, pero no te ayudan a amueblar el cerebro. En aquella y en 2005 -más o menos- se vendían “libros raros” -que decían en el barrio. Y compré uno de ellos: ‘Vías Romanas. Ingeniería y Técnica Constructiva’, de un tal Isaac Moreno Gallo. La primera ojeada, en esa librería, me impactó, y su lectura, aún hoy, me resulta del máximo interés.

Vía Romana de Numancia a Osma – viasromanas.net

Y lo hace no solo por su calidad técnica a la hora de explicar la razón de la construcción de estos sistemas de comunicación. También por las descripciones de las necesidades técnicas de las vías, su sistema constructivo, la búsqueda de materias primas y una planificación previa sensacional.

Pero me llamó más la atención la urgencia. Todo ese despliegue de conocimientos se estaba -se está- perdiendo. La desidia, las inercias en la investigación y un desarrollismo salvaje estaban -están- acabando con un patrimonio difícil de cuantificar en cualquier término que se le aplique: cultural, turístico, económico, histórico, tecnológico y un larguísimo etcétera.

Castilla y León se queda sin investigación arqueológica

Seguir la pista de este ingeniero, que se simultanea como historiador, es sencillo. A sus múltiples publicaciones -localizables en la red de redes- se suman un sinfín de actividades divulgativas. Algunas muy populares, con aquellos programas de televisión dedicados a la ingeniería romana que causaron sensación; sus multitudinarias charlas y conferencias en casi cualquier parte del país, en el que el tono apasionado, urgente y documentado atrapa a toda la audiencia.

Y, como corresponde a su tiempo, su discurso, sus vuelos y sus viajes son omnipresentes en las inevitables redes sociales, que son la penúltima frontera de la comunicación.
Esa apertura de datos fruto de un trabajo serio, riguroso, transversal, es su proyecto de Vías Romanas en Castilla y León (www.viasromanas.net). Se trata de una iniciativa enciclopédica y ejemplar en su desarrollo que pone, a disposición del público, un enorme patrimonio caminero romano en esta comunidad. Aunque el tema no les suscite interés no dejen de darle una ojeada porque no defrauda semejante esfuerzo.

Calzadas que atraviesan Castilla y León – viasromanas.net

Seguramente Isaac Moreno pueda explicar mejor que yo la importancia de la red de caminos romanos en nuestra vida -sí, ahora, hoy-. Más allá de que en ocasiones interesadas “esas cuatro pxxxs piedras” que retrasen obras en la cercanía de sus casas, y eso afecte a la inauguración de una rotonda -una de esas bien bonitas, con olivos y esculturas en su centro-, los trazados romanos han configurado un poco nuestro paisaje histórico durante siglos, en algunos casos algo más de 20.

La red de carreteras romanas, como bien indica este autor, está pensada para rozar la eternidad en su uso. Y así lo ha demostrado. Sus firmes y obras han servido al desarrollo de las tierras por las que pasan, hasta casi la actualidad.

Las geografías que se generaron tras el fin de la administración romana se beneficiaron de su existencia hasta bien entrado el siglo XVIII. Su desmantelamiento cuasi definitivo se produjo en la segunda mitad del siglo XX con la transformación del campo, con mazados continuados gracias al crecimiento descontrolado de nuestras ciudades y nuestras industrias, ajenas a que los restos arqueológicos forman parte del corazón material de nuestra existencia y que, gracias a esas calzadas, estas ciudades alcanzaron notoriedad.

Plataforma de un “Camino de la Calzada” – viasromanas.net

Sin embargo, aún conservamos tramos que resisten al paso del tiempo -su propósito original- y también a la desidia de la sociedad hacia este patrimonio. En ocasiones se recuperan como hallazgos en excavación arqueológica, pero en no pocos casos sigue siendo un tramo de esos caminos que podemos seguir usando todavía hoy.


Fotografía principal: calzada romana en el norte de Burgos – viasromanas.net

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

San Jerónimo de Guisando ya forma parte de la red de Patrimonio Histórico

El Monasterio de San Jerónimo de Guisando, se encuentra en un lugar aislado, en la falda de la montaña, frente a los Toros de...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

El festival ‘Duero Wine’ pone el foco en la raya con Portugal

El Palacio de Congresos de Salamanca acoge el mayor congreso de vinos del centro de España el 15 y el 16 de abril   La próxima...