spot_img
spot_img

Mesón Casa Pedro. El sabor del lechazo en estado puro

Herrera de Duero (Valladolid) es donde Mesón Casa Pedro cuenta con una cocina tradicional que ofrece productos de gran calidad. Apenas hay sorpresas, excepto que una carta, en la que no caben los experimentos, está siempre a gran altura.

Lechazo, carnes a la brasa, pescado, langostinos y platos de cuchara son cada día una apuesta segura para levantarse satisfecho de la mesa

meson_casa_pedro_munozEl sabor de Castilla y León más tradicional tiene uno de sus embajadores destacados en la carta de Mesón Casa Pedro. El restaurante no se esconde. Cerca del río y en la travesía de Herrera de Duero es fácil encontrar este lugar en el que la gastronomía con el mejor sabor de siempre satisface a los comensales exigentes.

El establecimiento lleva en funcionamiento 28 años, desde que Pedro Muñoz empezó su andadura como hostelero. Su hijo Roberto Muñoz, ahora propietario, empezó entonces a trabajar. Cuando aquello solo tenía 16 años y había dejado de estudiar. Su primer trabajo fue fregar la vajilla.

El fundador tenía en aquella época una carnicería, pero cambió de trabajo para hacer realidad el sueño que le acompañaba siempre; que sus hijos trabajaran con él. La carnicería no daba empleo para todos, de manera que la idea original fue que el restaurante sirviera también para rentabilizar los productos cárnicos de los que disponían. Todo estaba orientado a sacar adelante un proyecto familiar ligado a la buena gastronomía castellanoleonesa.

El edificio en el que se inició Mesón Casa Pedro era nuevo. Se construyó para sacar adelante dos casas, pero la infraestructura inicial poco tiene que ver con los excelentes equipamientos de los que hoy disfruta el restaurante. “Montamos un comedor como para ochenta personas, con barra como para otras treinta y un sótano en el que no íbamos a abrir nada”, recuerda el actual propietario y gerente Roberto Muñoz.

Hoy tienen capacidad para atender a 600 clientes, en varios comedores. Disponen de dos zonas de diferentes ambientes: una clásica para degustar platos como el lechazo y otra para los eventos. Esta última dispone de 4.000 metros de jardín, espacios para el baile, el cóctel y otras actividades de ocio y diversión. “Para el día a día de los clientes seguimos manteniendo los comedores clásicos de siempre”, recalca Muñoz.

meson_casa_pedro_05

Siempre con buen producto

El amante de los buenos sabores de toda la vida es habitual que repita en este restaurante de Herrera de Duero, aunque también se incorporan -cada vez más- otros interesados por la gastronomía. “La suerte que tenemos es que muchos meses tenemos a la misma clientela, y también familias que vienen con personas nuevas. Esa es ahora otra tendencia, pero antes siempre repetían los mismos. Además hay mucho turismo. Valladolid es turismo de gastronomía y a nosotros nos llegan muchos a comer. Sobre todo son de la zona de Madrid. Desde hace cuatro años se ha notado muchísimo. Cuando hay puentes y fechas así…”, comparte el experimentado restaurador.

También tiene la percepción de que cada vez se demanda más especialización en estos locales, que quien sale a comer busca dónde puede comer una receta o un producto concreto. “Ya no van a ver qué se come; la crisis ha cambiado esas tendencias. Los que nos hemos mantenido bien, hemos mantenido la base y nos especializamos no hemos dado tumbos. La gente nos recuerda”, justifica Muñoz. El lechazo de Mesón Casa Pedro es una referencia en Valladolid. Siempre en horno de leña, paciencia y buen género. No hay apenas secretos, excepto que de manera habitual disponen de productos de la máxima calidad.

meson_casa_pedro_03

El menú está bien nutrido de carnes a la brasa y además dispone de pescados. No hay gran variedad de productos llegados del mar, pero los que ofrecen son suculentos: rodaballo salvaje, merluza de pincho, rape empiñonado y otros. Como primero es posible degustar morcilla de Burgos, jamón, paella… Asimismo, disponen de langostinos elaborados al estilo del mesón, que resultan deliciosos para quien los prueba por primera vez. “Aquí la cocina es de producto. Ahora mismo acabo de llamar a Tudela, a ver si los espárragos empiezan a salir ya con este sol. Y cada día tenemos una base: un buen plato de cuchara; un cocido bueno el jueves, patatas con manillas…”, defiende.

El fundamento de la cocina de Mesón Casa Pedro es la familia. La madre, Paula Sanz, fue desde el inicio la cocinera. Ahora ocupan el lugar en los fogones sus hijos además de otros cocineros y ayudantes. El cuñado es el asador. “Todo el equipo es muy bueno”, dice. Una aseveración que acredita el gran número de clientes que avalan el buen hacer del restaurante que se pone de manifiesto en cada comida.

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

El VII Foro de la Cultura llega al Teatro Calderón con un fin de semana consagrado a los relieves del humor

El VII Foro de la Cultura llega mañana a su escenario principal, el Teatro Calderón, donde, hasta el domingo, ponentes como Pantomima Full, Carlos...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Sanclodio 2023 se presenta en primicia en la cata con motivo de los Goya

La nueva añada de Sanclodio 2023 llega a Valladolid desde tierras gallegas y lo hace por la alfombra roja en una cata especial en...