spot_img
spot_img

Colores de otoño

Foto: Caraja

Chelo Miñana, USU TURISMO EXPERTISE

Si de entre las cuatro estaciones que se suceden y marcan el paso de un año tuviéramos que elegir una, la que resume y realza las muchas posibilidades de hacer turismo que nos brindan las provincias de Castilla y León, sin duda alguna, sería el otoño. La estación de los mil tonos, el tiempo en el que se produce la transición de los colores verdes intensos a los tonos marrones, naranjas y ocres que aportan calma, calidez y serenidad a unos días que se acortan tras la locura del verano, y que nos preparan poco a poco para la llegada del invierno.

Cambio en el armario, guardamos los pantalones cortos y los vestidos de tirantes para renovar el perchero de la entrada con abrigos y guantes, un clima continental oceánico que marca el paisaje y la forma de vida, una temporada que extrañamos cuando el verano se alarga demasiado, y que esperamos deseosos porque sabemos que será fugaz y demasiado corta para disfrutar de todas las maravillas que nos trae.

Cambian las temperaturas, empiezan los fríos, y curiosamente Castilla y León nos pide que salgamos a explorarla, que salgamos a descubrir todos los secretos que encierran sus paisajes, a disfrutar de bosques, valles, lagunas y ríos que se transforman para adoptar, como si de un camaleón se tratase, los colores de la parte tierra de la paleta en un sinfín de tonalidades.

Los días se hacen más cortos, empiezan las lluvias, y llega la tan esperada temporada de setas. Apasionados de los hongos buscan, encuentran y guardan con celo la localización de los rincones en los que se esconden estas joyas que Castilla y León cuida, protege y de las que hace bandera cultural y gastronómica. Cada año la micología gana adeptos e iniciados que se unen a los ya expertos conocedores de este arte, para recorrer bosques y parajes hasta dar con los mejores ejemplares, los más insólitos y los más sabrosos.

Un gran cuadro en continua transformación son también los paisajes de viñedos; la llegada del Otoño marca el final de un ciclo. La vendimia, escalada desde finales de verano según los diferentes territorios de las nueve denominaciones de origen, da paso a la actividad en el interior de la bodega, y deja tras de sí los últimos racimos descartados en la cosecha y las hojas que poco a poco terminarán por caer dejando los viñedos desnudos.

Los viajeros interesados en el enoturismo tienen la oportunidad de conocer en esta época otra etapa de la historia del vino: la que llega después del ajetreo y el paso de la uva por la mesa de selección. El viñedo queda tranquilo esperando a la primera poda en seco y es tiempo de empezar a elaborar el vino en los depósitos.

Tantas posibilidades existen que elegir es complicado. Es mejor proyectarse, cerrar los ojos, sentir el viento frío en la cara y decidir Norte, Sur, Este, Oeste… Una chimenea en una casa rural donde asar unas castañas recién recogidas, de las pequeñas y arrugadas, el abrigo de un hotel con encanto en un paraje increíble tras haber explorado senderos perdidos o la sorpresa de encontrarte frente a la zona más rica en monumentos románicos de Europa.

Cultura, naturaleza y de fondo, siempre presente, la gastronomía, acompañando a una estación que invita a disfrutar de los primeros platos de cuchara. Momentos gastronómicos los de otoño que alcanzan su máximo esplendor con las setas y las jornadas de caza, platos que reflejan la potencia y los sabores de campo que concentran y son el reflejo de tradiciones que perduran.

Sonidos, olores, colores y sabores… Otoño en Castilla y León.

 

 

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

Grajal de Campos, el señor del adobe

Ricardo Ortega La talla imponente de los edificios públicos destaca en las calles silenciosas de Grajal de Campos entre viviendas de dignidad humilde y limpia. Es...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Los vinos de Ribera y Arlanza superan el reto de la sequía de 2023

La DO Arlanza califica la añada como Excelente, mientras para el Comité de Cata de la Ribera la cosecha del año pasado recibe la...