spot_img
spot_img

El debate sobre el cambio climático protagoniza el Duero Wine Fest

El cambio climático y su repercusión en el viñedo de Castilla y León ha centralizado la mayoría de los debates que han tenido lugar en la primera jornada del congreso Duero Wine Fest que se está celebrando en Salamanca.

Prácticamente ha habido unanimidad en las intervenciones de todos los expertos: el calentamiento global es ahora mismo el mayor reto al que se enfrenta la viticultura y puede llegar a afectar incluso a la identidad y tipicidad de las uvas que se han producido históricamente en las distintas regiones vitivinícolas de Castilla y León.

Introducir cambios en los sistemas de conducción o las podas, plantar viñas en terrenos más elevados y seleccionados según su capacidad de retención hídrica, utilizar el riego o aplicar sistemas de sombreado a las viñas, han sido algunas de las propuestas lanzadas por los expertos participantes en las ponencias, si bien matizando que deben estar adaptadas a las características de cada zona vitivinícola, como expuso el catedrático de Viticultura Vicente Sotés, “soluciones locales para un problema global”.

De ahí la importancia de conocer la biodiversidad de cada territorio, como apuntó Antonio Graça, director de investigación y desarrollo de Sographe Vinos.

El Master of Wine Tim Atkin, gran conocedor de la Ribera del Duero, señaló en su conferencia inaugural la posibilidad de que los vinos elaborados con la variedad reina de esta denominación de origen, la tempranillo, alcance niveles de alcohol demasiado elevados y acideces bajas, en contra de la tendencia actual del mercado. Por ello se mostró partidario de que la DO se plantee introducir nuevas variedades, mezclas hasta ahora no permitidas y plantar en terrenos más elevados.

Altitud del viñedo

La altitud del viñedo fue un aspecto ampliamente debatido en las distintas ponencias del Duero Wine Fest. Con expertos muy partidarios y otros matizando esa búsqueda de altitud, advirtiendo que se tiene que tener también muy en cuenta la orografía del terreno o los tipos de suelos.

Otras intervenciones interesantes fueron las de Enrique García-Escudero, vicedirector del Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino, y Almudena Alberca o Álvaro Ribalta, ambos Master of Wine, quienes desgranaron justo al investigador Jesús Yuste los pros y los contras de la clasificación actual de viñedos y vinos en Castilla y León y el reto de cómo afrontarla en el futuro.

Almudena Alberca invitó a adecuar las normativas y, si es necesario, cambiar las regulaciones actuales para alinear las clasificaciones de vinos con la transición climática que se está viviendo. “Estamos introduciendo clasificaciones de vino de parcela, tenemos la de crianza, reserva y a lo mejor no están alineadas con esa transición climática”, ha señalado.

En general se mostraron partidarios de realizar clasificaciones partiendo de un contexto histórico e identitario, teniendo en cuenta los parámetros de viticultura y enología, pero también el mercado, para que las pueda entender y recordar y siempre procurando respetar la identidad y tipicidad de los vinos.

El vino, un producto natural

Aunque fue el prestigioso historiador Felipe Fernández-Armesto, catedrático de Historia Mundial y Ambiental del Queen Mary College de la Universidad de Londres el que puso el foco en la importancia de la evolución del consumo a través de una ponencia dedicada a analizar el vino en la alimentación a través de la historia.

“Si no beben vino los más jóvenes, da igual lo que pase con el cambio climático”, sentenció Armesto, haciendo hincapié en que el vino es un producto natural y que el consumo de frutas fermentadas para obtener alcohol y disfrutar de sus efectos psicóticos está en los orígenes del ser humano, e incluso en sus antecesores, los simios, y no es fruto de una evolución cultural.

Grandes Vinos de Castilla y León

En la Comunidad están reconocidas dieciséis denominaciones de origen protegidas (D.O.P.): Arlanza, Arribes, Bierzo, Cigales, Ribera del Duero, Rueda, León, Tierra del Vino de Zamora, Toro, Cebreros, Valtiendas, Valles de Benavente, Sierra de Salamanca, más los tres vinos de pago (Abadía Retuerta, Dehesa Peñalba y Urueña). Además, existe una Indicación Geográfica Protegida (IGP): Vino de la Tierra de Castilla y León.

El objetivo principal del Congreso Internacional «Duero Wine» es valorizar la cuenca del Duero como un territorio singular, sustento de vinos de calidad con personalidades diferentes, sabores dispares, a los que se suman los vinos del Bierzo, dotados de su característica atlanticidad, y las singularidades de Sierra de Salamanca y Cebreros.

De este modo, el congreso viene a complementar el esfuerzo realizado por las Denominaciones de Origen vitivinícolas y la Indicación Geográfica de Castilla y León, con el propósito de incrementar el posicionamiento nacional e internacional de esta Comunidad como región productora de grandes vinos.

El sector vitivinícola de Castilla y León

El sector vitivinícola, con casi 82.000 ha de viñedo y unas 750 bodegas, es uno de los pilares de la economía de Castilla y León, con una facturación que supera los mil millones de euros. Contribuye al 3,1% del PIB regional y ayuda a mantener un 3,8% del empleo (unos 33.000 trabajadores, entre empleos directos e indirectos), la mayoría en el medio rural y dedicados a un negocio con arraigo sin posibilidad de deslocalización.

En conjunto, se trata de un sector estratégico y, precisamente, esta capacidad de generar actividad en el medio rural, lo convierte en una herramienta eficaz para luchar contra el reto demográfico.

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

Ciclo vegetativo de la vid 2023-2024

Tomás Jurío   Escribir en meses tempranos sobre cómo vendrá el ciclo vegetativo de la vid en España, aparte de ser una ilusión o un mero...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

La Junta anuncia más promoción para los vinos de Castilla y León

García Gallardo inaugura el Duero Wine Fest en Salamanca, donde anuncia nuevos convenios con denominaciones de origen para simplificar trámites y “hacer la vida...