spot_img
spot_img

El fuego pone el punto final al arte de Armando Arenillas

El artista vallisoletano presenta este jueves en espacio abierto la muestra 'Manchas de olvido (restos de la hoguera)', que podrá visitarse hasta mayo

La galería espacio abierto, en Valladolid, va a poner en marcha la exposición ‘Manchas de olvido (restos de la hoguera)’, que podrá visitarse del 4 de abril al 11 de mayo de 2024. Este jueves 4, a las 19:30 tendrá lugar el acto de presentación.

La presente muestra parte de una acción, a modo de performance, mediante la quema de los últimos cuadros para dar punto final al transcurso de su producción artística. A través de la hipnótica fuerza del fuego de la hoguera, trata de eliminar cualquier vestigio que le ate a la tierra, y conseguir la disolución total, para fundirse con el absoluto en un acto de trascendencia.

La trayectoria de Armando Arenillas

Vivamente interesado por la espiritualidad oriental, su trabajo se hace cada vez más depurado, de gran lirismo, y un sentimiento de nostalgia invade la obra. Mira hacia oriente y es tanto el entusiasmo por la filosofía zen y la serena meditación que se puede utilizar el adjetivo “místico” para describir su estética.

El arte clásico es el perfecto equilibrio entre materia y espíritu y en el siglo XX se produjo la ruptura de ese equilibrio en favor del segundo. Toda obra de arte es hija de su tiempo y también Armando Arenillas percibió físicamente la oposición a toda estructura preconcebida y racional. La pintura tiene vida propia y él trata de dejar que su esencia se manifieste.

Así, renuncia al lenguaje para reducirlo al acto puro como afirmación espontánea del individuo.

Formado en el estilo tradicional, Arenillas comenzó pintando paisajes, figuras y bodegones, hasta que, en 1972, al regresar de Zaratán con unos apuntes del paisaje rural, su atención se detuvo en una mancha que le despertó el interés de materializarla.

Al momento comprendió con toda claridad la fuerza insospechada de la mancha y el color. De pronto, la pintura era una fuerza maravillosa y magnífica al tiempo que, inevitablemente, ante sus ojos se desacreditó por completo el objeto como elemento necesario del cuadro.

La satisfacción que sintió en ese proceso generó la necesidad de indagar en la materia. A partir de entonces su obra se liberó de la figuración anterior para iniciarse en la experiencia abstracta y, a contracorriente del arte de hoy, se sigue manteniendo fiel a los principios de la poética informalista que es la inspiración de su investigación plástica en pintura y grabado.

La participación en exhibiciones y bienales de los años setenta, como la IV y V Bienal de Pintura de ciudad de Zamora o la Primera Bienal de Pintura Ciudad de Valladolid, ya mostraban el cambio de tendencia. Da un giro que le permite subvertir la concepción tradicional de la superficie pictórica incorporando texturas a las que aplica incisiones, marcas, huellas.

En este nuevo lenguaje plástico predominan las gamas ocres, grises con las que el artista recrea una realidad en la que el objeto es inseparable de su propia materia en constante cambio, materia que está regida por la expresión matérica de la vida misma.

La introspección, el rigor estructural, la vulnerabilidad de lo efímero forman parte de la exploración de las profundidades del material.

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

San Jerónimo de Guisando ya forma parte de la red de Patrimonio Histórico

El Monasterio de San Jerónimo de Guisando, se encuentra en un lugar aislado, en la falda de la montaña, frente a los Toros de...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

El festival ‘Duero Wine’ pone el foco en la raya con Portugal

El Palacio de Congresos de Salamanca acoge el mayor congreso de vinos del centro de España el 15 y el 16 de abril   La próxima...