spot_img
spot_img

Arquitectura rupestre: ruta por siete templos excavados en la roca de Castilla y León

 

Un templo se puede construir con piedra o en la piedra. De este último caso son estas 7 iglesias o ermitas de Castilla y León

Hay muchas formas de levantar una iglesia. Siglos de historia y sucesión de civilizaciones y culturas han formado en España un amplio catálogo donde elegir. Templos construidos con piedra, ya sea labrada, tosca o mampostería; templo de ladrillo, con adobe y tapial… Pero, también, se ha dado un caso muy especial: el de iglesias cuyas paredes son la misma roca de la montaña. Un tipo de templo muy poco común que, en realidad, es una cueva y que reciben el calificativo de rupestre. Sin embargo, no todos son iguales, ni tienen el mismo origen.

El fenómeno rupestre fue una práctica habitual desde la prehistoria, cuando los humanos utilizaban las cuevas como cobijo natural, pero también como lugar sagrado y de culto. Un uso que le dieron los pueblos prerromanos y, siglos más tarde, los monjes eremitas cristianos. En sus cuevas, llamadas eremitorios, llevaban una vida apartada para dedicarse en exclusiva a la oración, meditación y la vida contemplativa en contacto con la naturaleza.

Con el tiempo, algunas de estas cuevas se excavaron con pico para ampliarlas, mientras otras se mantuvieron tal cual eran desde el principio. En la Península Ibérica uno de los mayores conjuntos rupestres existentes está en el norte de Castilla y León y en el sur de Cantabria, aunque también hay casos fuera de esta área.

Y para que no te pierdas entre tantas opciones, hemos hecho una selección de siete de los más importantes y llamativos que han llegado hasta nuestros días en Castilla y León


Iglesia rupestres de los Santos Justo y Pastor. Foto: Turismo Palencia

Olleros de Pisuerga y su ‘Catedral de la Piedra’

Al norte de Palencia, en la pedanía de Olleros de Pisuerga perteneciente a Aguilar de Campoo, se encuentra uno de los ejemplos de iglesias rupestres mejor conservados. Bien podría catalogarse como la catedral de la arquitectura rupestre, pues se trata de una de las más grandes, junto con la iglesia rupestre de Santa María de Valverde, ubicada en en este caso en Cantabria

El templo rinde advocación a los Santos Justo y Pastor, y sus orígenes se remontan al siglo VII, dentro de los movimientos eremíticos del Norte de la Península. No obstante, la fecha exacta de la construcción de la iglesia es incierta. Sus formas son románicas, pero algunas partes podrían ser anteriores, como el espacio que en la actualidad funciona como sacristía. Se ha apuntado, por tanto, un marco cronológico extenso que abarcaría desde el siglo IX hasta el XIV. También decir que el templo que hoy contemplamos es fruto de varias reformas posteriores emprendidas en los siglos XVII y XVIII.


La ermita de Hontangas, un santuario de leyenda

En la Ribera del Duero burgalesa nos encontramos con una de cuevas sagradas más antiguas de esta lista. Y es que, la ermita rupestre de la Virgen de la Cueva de Hontangas, nos relata en sus pocos metros cuadrados la evolución y fusión de las diferentes religiones en la historia de España. Cobijados bajos sus naturales paredes pasaron vacceos, romanos y, por último, cristianos.

Sus cavernosas instalaciones eran frecuentemente visitadas por la fama milagrosa del agua de manantial que surgía dentro de la cueva, que más tarde se desvió para evitar infiltraciones. Con el paso de los siglos la ermita fue adquiriendo el aspecto de un templo estilizado sin perder su esencia rupestre. Y ya en el siglo XVII se construyó su elemento arquitectónico más representativo: la fachada renacentista rematada con una espadaña.


Cueva de los Siete Altares

Cueva de los Siete Altares, primer templo cristiano de la provincia de Segovia

En una pequeña cavidad abierta en los farallones rocosos cortados por el río Duratón, se ubica la desconocida cueva de los Siete Altares, considerada como el primer templo cristiano que se erigió en la provincia de Segovia, probablemente de época visigoda. En la actualidad solo son reconocibles cuatro de los siete altares a los que hace referencia su nombre, y alrededor de algunos de ellos aún pueden verse adornos geométricos, así como restos de pintura roja y negra.

Esta pequeña ermita se sitúa dentro del cañón que forman las Hoces del río Duratón, lugar que, en los inicios de la Edad Media, tuvo una notable concentración de ermitaños. Entre ellos San Frutos, el patrón de Segovia. Actualmente el lugar se encuentra protegido por una reja que no impide la contemplación de los restos arqueológicos.


La ermita rupestre de San Bernabé, la pequeña Capilla Sixtina burgalesa

De esta lista es posiblemente una de las más conocidas. Al menos su fachada, que sirve de puerta de acceso principal a uno de los mayores complejos kárstico del mundo, el Monumento Natural Ojo Guareña, formado por 110 kilómetros de galerías, alrededor de 400 cavidades y una red principal de 14 cuevas que se comunican entre sí, en 6 alturas diferentes.

Una maravilla de la naturaleza situada en Las Merindades, al norte de la provincia de Burgos, y que ha sido aprovechada por el ser humano desde la prehistoria. No sería hasta llegada la Edad Media cuando parte de ella se convirtió en una ermita. Su mayor e impactante tesoro son los frescos que recubren la bóveda natural de la cueva, y en la que se representan como un “cómic” la vida y martirio de los santos de San Tirso y San Bernabé.


Ermita de San Vicente. Foto: Palencia Turismo

La cueva de San Vicente, una ermita cavernosa

La ermita-cueva de San Vicente o Cueva de los Moros, recuerda más a una caverna sacada de un libro de fantasía que a un templo. Sus dependencias están excavadas sobre una pequeña y solitaria peña de roca de arenisca situada entre los pueblos de Cervera de Pisuerga y Vado, y al contrario que los templos anteriores ya no tiene culto, pues dejó de tener devoción en el siglo XIX, cuando se abandonó definitivamente, conservándose solo aquello que la naturaleza originó.

Este ermitorio forma parte del conjunto rupestre existente en la Montaña Palentina y tiene su origen en la invasión musulmana de la Península, entre los siglos VIII y IX. Más tarde se le anexionó un pequeño monasterio románico, con una iglesia asociada y varias dependencias, de las que ya no queda nada.


Eremitorio de San Miguel. Foto: Lasmerindades.com

Eremitorios de San Miguel y San Pedro en las Merindades

Aunque la ermita rupestre más conocida de Las Merindades de Burgos es la de Ojo Guareña, la misma comarca cuenta con otros dos impresionantes ejemplos de templos excavados en la roca, ambos ya desacralizados y de tamaño y cronología muy parecidos. El primero de ellos, el de San Miguel, se ubica dentro del municipio de Presillas de Bricia, pegado a tierra cántabras. Se trata de uno de los más espectaculares eremitorios que salpican los valles del Alto Ebro. Sus formas nos dan testimonio de un origen algo tardío, alrededor del siglo X.

Siguiendo la senda del Ebro, pero a más de 70 kilómetros de distancia en coche del eremitorio de San Miguel, se encuentra la iglesia rupestre románica de San Pedro, excavada en un montículo a las afueras del pueblo de Argés, una pedanía de la población de Valle de Manzanedo. Su singularidad radica en su nave principal con dos tramos cubiertos por bóveda de cañón y ábside con planta de herradura.


Cueva de San Genadio en Peñalba de Santiago

Y hay muchas más…

Estas ocho ermitas o cuevas rupestres no son más que una muestra de todo un amplio catálogo que dan buena muestra de la de la notable presencia del eremitismo cristiano en la región. En El Bierzo, por ejemplo, en el Valle del Silencio se localiza la denominada “cueva de San Genadio”, fechada entre los siglos VII al X. En Soria, la mismísima ermita de San Saturio, tiene su origen en una oquedad que emerge de la roca a orillas del Duero y donde la tradición sitúa la cueva del eremita.

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

Un secreto soriano con milhojas y nata

Dentro de los embajadores de la gastronomía de Soria hay uno que es dulce y que no falta en las mesas de celebraciones o...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

«Europa necesita apoyar de verdad el consumo de leguminosas»

Con motivo del Día Mundial de las Legumbres, que se celebra el 10 de febrero, el presidente de la Asociación de Legumbristas de España...