spot_img
spot_img

El castillo donde tuvo lugar el cautiverio más largo de la historia de España

Con el paso de los siglos algunas historias se transforman en leyenda, y en Curiel de Duero (Valladolid), tenemos una de la más llamativas: un cautiverio de 54 años en una fortaleza.

En lo alto de uno de los promontorios que franquean el río Duero a su paso por la provincia de Valladolid se erige un castillo milenario, el más antiguo de la provincia. Se trata de la fortaleza de Doña Berenguela del siglo X de Curiel de Duero, hoy, reconvertido Hotel-Posada Real, y que conserva parte de la torre del homenaje, así como las paredes de piedra que la rodean.

Su privilegiada y estratégica situación otorgan al huésped unas sobresaliente panorámica de la Ribera de Duero. Unas vistas que Diego de Castilla y Sandoval se cansó de contemplar. Su tío paterno y rey Enrique II de Castilla lo mantuvo encerrado en este castillo durante más de medio siglo, la más larga prisión de la historia de España.

Castillo de Doña Berenguela de Curiel de Duero

Su delito: ser el hijo ilegítimo de Pedro I de Castilla, llamado en la posterioridad «el Cruel» por sus detractores. Asesinado por su hermano, Enrique II de Castilla, este mandó encarcelar a sus dos hijos: Sancho, que murió a los siete años, fue encarcelado en el castillo de Toro, mientras que Diego de Castilla y Sandoval fue prisionero en el de Curiel.

Un total de 54 años de largo cautiverio, en los que, a Diego, le dio tiempo a casarse con la hija del alcalde del castillo e incluso a practicar la caza, siempre, eso sí, en los alrededores del bastión. Finalmente, fue liberado en el año 1434 y falleció a las 64 primaveras en el castillo de Coca (Segovia).  

Curiel de Duero, con el castillo del cerro al fondo

Curiel de Duero, Un faro en el mar de la Ribera de Duero

Una fascinante historia convertida en leyenda que hace aún más interesante a este pueblo vallisoletano. Curiel de Duero está inmerso en el Valle del Cuco, un lugar privilegiado que destaca por sus verdes y estrechos valles bañados por numerosos arroyos. Además, se enmarca en la región vitícola de la Ribera de Duero, que ofrece al turista un inmejorable paisaje de viñedos y bodegas.

Su casco histórico es un reflejo del esplendor medieval de este municipio, que contrasta con su centenar de habitantes actuales. De hecho, podría decirse que Curiel es uno de los pueblos españoles con más castillos por número de habitantes. Pues, además de la antigua fortaleza del cerro, a sus pies, se levanta otra: el palacio fortificado de los Zúñiga.

Palacio de los Zúñiga

Este edificio como muchos otros monumentos regionales no disfrutan precisamente de un final feliz. Su decaída comienza en 1920, cuando fue arrancado y vendido todo aquello que tuviera cierto valor artístico. El castillo gozaba de una planta cuadrangular, grandes torreones en las esquinas y un patio central porticado.

Entre sus muchas joyas expoliadas están las yeserías toledanas y los artesonados y armaduras de la cubierta, cuyos restos se encuentras dispersos entre el Museo Arqueológico Nacional de Madrid, una finca particular de Torrelodones, donde se montó el patio del castillo, en el Alcázar de Segovia, donde se instaló un artesonado, y otro localizado en California.

Iglesia de Santa María

En cuanto a su patrimonio religioso destacan, la iglesia gótico-mudéjar de Santa María, con un recién restaurado artesonado, y la iglesia románica de San Martín, templo que hoy es propiedad particular y que ha sido convertido en bodega. Asimismo, son dignos de mención el rollo jurisdiccional del siglo XVI situado a la entrada del pueblo, y la Puerta de la Magdalena, única, de las cuatro que existían, que se conserva de la desaparecida muralla del siglo XII que rodeaba la localidad.

Castillo de Curiel de Duero, y al fondo el de Peñafiel

Gastronomía y lugares de interés cerca de Curiel de Duero

Como ya hemos mencionado, Curiel se sitúa en pleno corazón de la Ribera de Duero. Una comarca repleta de lugares fascinantes, y productora de un maravilloso vino. La oferta gastronómica y hotelera es infinita, desde balnearios y spas, a bodegas donde poder conocer y saborear los famosos caldos de esta Denominación de Origen. Uno de los enclaves colindantes más destacados es el monasterio de Santa María de Valbuena, un antiguo cenobio cisterciense reconvertido en hotel-balneario de 5 estrellas.

Monasterio de Santa María de Valbuena

Asimismo, muy cerca de Curiel, nos encontramos con Peñafiel y su inmensa fortaleza medieval. La proximidad de estas dos localidades ha hecho que afloren leyendas y mitos, con el que cuenta que había un gigante que ponía un pie en el castillo de Curiel, y otro en el de Peñafiel, y bebía agua del Duero. También, existe un dicho popular que dice “Buen castillo tendría Peñafiel, si no tuviera a la vista el de Curiel”.

Castillo de Peñafiel
spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

Diez libros optan al XXI Premio de la Crítica de Castilla y León

El Palacio de la Isla, en Burgos, ha dado a conocer los diez títulos finalistas del XXI Premio de la Crítica de Castilla y...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Sanclodio 2023 se presenta en primicia en la cata con motivo de los Goya

La nueva añada de Sanclodio 2023 llega a Valladolid desde tierras gallegas y lo hace por la alfombra roja en una cata especial en...