spot_img
spot_img

Camino Lebaniego Castellano: una ruta insólita para cruzar Palencia de sur a norte

En esta desconocida ruta, alternativa al Camino Lebaniego clásico, te cruzarás a lo largo de sus 222 kilómetros con muchos de los monumentos y paisajes icónicos de la provincia de Palencia

Elena Ortega

En 2023 se celebra el septuagésimo cuarto Año Santo Jubilar Lebaniego y, como no podía ser de otro modo, es año con obligada visita al monasterio de Santo Toribio de Liébana, foco de peregrinación, que ya ha abierto su Puerta del Perdón para los caminantes que quieran conseguir la indulgencia plenaria o que simplemente peregrinen con el objetivo de vivir nuevas experiencias. 

Monasterio de Santo Toribio de Liébana

Una de las formas de llegar a este emblemático monasterio cántabro es a través del llamado Camino Lebaniego Castellano, una ruta prácticamente desconocida pese a sus más de cinco siglos de historia. Su itinerario, que cruza la provincia de Palencia de abajo a arriba, de sur a norte, es ideal para aquellos que buscan apartarse de la masificación y el alboroto, aunque con el inconveniente de que los servicios son escasos.

Mirador de Piedrasluengas

Se trata de una alternativa al Camino Lebaniego clásico que te dejará sin habla, una ruta declarada Bien de Interés Cultural (BIC) por la Junta de Castilla y León que se inicia desde la capital palentina y rumbo norte avanza a lo largo de 222 kilómetros a través de las comarcas de Tierra de Campos, la Ojeda, y la Montaña Palentina hasta llegar al aclamado monasterio de Santo Toribio de Liébana en la localidad cántabra de Camaleño, muy próxima a Potes. 

La La Provincia de Palencia en todo su esplendor 

En el Camino Lebaniego Castellano nos adentraremos en un viaje de once etapas, una oportunidad de once días para poder reinventarnos y encontrarnos a nosotros mismos. Atravesaremos la provincia palentina a la vera del Canal de Castilla, con sus famosas esclusas como las de Calahorra de Ribas o Frómista.

Acueducto de Abánades. Foto: Wikipedia Commons

Del mismo canal, también es destacable el Acueducto de Abánades al paso de la ruta por la frontera entre Palencia y Burgos, una obra de ingeniería de la Edad Moderna construida en sillería sobre el río Valdavia que llama la atención por sus grandes dimensiones. 

San Martín de Tours Frómista

También disfrutarás del más notable arte románico al puro estilo palentino. Recorrerás puntos de interés con tanta importancia y atractivo como la iglesia de San Martín de Tours en Frómista, localidad en la que se coincide e incluso se comparte un tramo con el Camino Francés, aunque en dirección contraria, hasta Boadilla del Camino y su ornamentado rollo de justicia. 

También te cruzarás con otros grandes del románico más antiguo y insólito como el la ermita de San Pelayo de Perazancas de Ojeda, que alberga uno de los ciclos pictóricos más importantes del románico castellano y es uno de los pocos ejemplares de románico lombardo en Castilla y León. Pero antes pasarás por el monasterio de San Andrés del Arroyo y su claustro con un capitel tallado a trépano que es una verdadera filigrana artística de piedra.

Colegiata de San Salvador de Cantamuda

Una vez dejamos la comarca de la Ojeda, nos adentramos ya en la Montaña Palentina, las etapas más duras del camino debido al desnivel del parque natural, pero que se compensará con un paisaje exuberante y también un poco de arte. Buenos ejemplos son la colegiata de San Salvador de Cantamuda o el puerto de Piedrasluengas, que nos sacará de la región castellanoleonesa. 

Puerta del Perdón de Santo Toribio de Liébana

El Lignum Crucis, la verdadera motivación del peregrino

Una vez se entra en Cantabria ya solo quedará etapa y media, poco más de 32 kilómetros, hasta el tan esperado monasterio de Santo Toribio de Liébana que dará fin a nuestro viaje con una cálida acogida que incluye el sellado de las credenciales y la entrega de la Lebaniega, el diploma de peregrino firmado y sellado por la Fraternidad Franciscana. 

Lignum Crucis. Foto: Wikipedia Commons

Es indispensable pasar una vez allí por la Puerta del Perdón, abierta con motivo del Año Jubilar, y adentrarse en el interior del monasterio para poder deleitarse con la verdadera razón de la santidad del monasterio, el Lignum Crucis, el trozo de la cruz de Cristo que más grande se conserva y la razón del nombre de los caminantes que peregrinan a Santo Toribio. Así que cruceno, ¡buen camino! 

  • Para ver el itinerario completo pincha aquí.

Palencia desconocida: 5 pequeños pueblos para enamorarte de su provincia

 

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

¡En Villalón, que no te cuenten el Rollo!

Lara Arias Todo habitante de Villalón o descendiente de esta localidad vallisoletana siempre ha escuchado las palabras de orgullo de sus abuelos, de sus tíos...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Palacio de Bornos da un paso más hacia la sostenibilidad

La bodega Palacio de Bornos, ubicada en la localidad de Rueda, acaba de obtener el sello ‘Sustaintable Wineries For Climate Protection’ (SWfCP) que la...