spot_img
spot_img

Rello, el pueblo medieval con la muralla mejor conservada

Declarada Conjunto Histórico-Artístico, la desconocida villa de Rello viste de piedra su entramado fortificado recalcado en lo alto de un angosto cerro

Daniel González

En perfecta simbiosis con su entorno natural, el municipio soriano de Rello camufla su perfil de piedra caliza sobre una estrecha muela ubicada en los Altos de Barahona, en una vaguada del rio Escalote al sur de la provincia. Un accidentado relieve que ha acotado su crecimiento, y que, unido a su situación en medio de la “Laponia española”, ha permitido que mantenga impoluto su entramado medieval franqueado por una muralla.

Murallas de Rello. Foto de Diego Delso

A diferencia de otros municipios de Soria elevados sobre un promontorio, como Calatañazor o Medinaceli, el pueblo de Rello conserva prácticamente íntegro el recinto amurallado, lo que le convierte en el mejor conservado de la provincia. Una gesta monumental que no impidió su introducción en 2020 en la Lista Roja del Patrimonio de Hispania Nostra, debido al imparable desgaste de algunos de sus tramos. Alerta que fructificó en 2021 en una inversión de 1,35 millones de euros a cargo del Ministerio de Cultura para su rehabilitación.  

Todo un punto de inflexión para un pueblo que desea situarse como parada indispensable en las rutas del turismo rural y garantizar así la continuidad de su historia. Y es que, con tan solo una quincena de habitantes, Rello carga con un abundante patrimonio.

El cerro de Rello visto desde abajo

Ríos de piedra e historia

Si algo abunda en Rello es la piedra caliza, presente en todas las construcciones del pueblo distribuidas en un entramado de calles estrechas y empedradas. Todo está cercado por la majestuosa muralla que perfila el cerro sobre el que se levanta la población. En uno de los extremos cuenta, además, con los restos de un castillo del siglo XV, del que queda una torre del homenaje, medio destruida por un rayo, un aljibe y el lienzo de muralla que separaba el bastión del casco urbano.

La fecha exacta de su fundación es incierta, pero los restos fortificados y su situación en el flanco sur del Duero nos indica que ya existía en el siglo XII durante la Reconquista. Uno de los elementos más representativos que se conservan de esta época de trifulcas es la atalaya de Tiñón. Para llegar a ella hay que salir del pueblo y desviarse a 4 kilómetros al norte del pueblo.  

Atalaya de Tiñón. Foto: Diego Delso


Se trata de una torre fortificada de 9 metros construida por los árabes cuyo objetivo era proporcionar un sitio alto y seguro desde el que vigilar en caso de invasión enemiga. Aquí, cuenta la leyenda, se refugió el caudillo musulmán Almanzor tras ser herido de muerte en la Batalla de Calatañazor

Este pulso que mantuvieron los ejércitos musulmanes y los cristianos en la provincia de Soria ha generado una red de curiosas y sencillas atalayas de vigilancia de origen árabe. Actualmente se contabilizan en una veintena repartidas por varias comarcas.

Rollo de Rello. Foto: Diego Delso

“El rollo de Rello es de hierro”

Otra de las curiosidades que te encontrarás, esta vez dentro de su entramado urbano, es el rollo de justicia o picota de hierro. Su figura es en realidad una bombarda, una antigua pieza de artillería del siglo XVI antecedente de los cañones. En la base de piedra que sustenta la picota se puede leer “El rollo de Rello es de hierro”; famosa frase que se ha convertido en un popular trabalenguas en la localidad.

Otra edificación curiosa es la Torre del Agua. Situada bajo el lienzo de la muralla tiene forma cilíndrica y servía para recoger agua del río Escalote. Se cree que esta construcción se encontraba unida a la muralla en la zona sur.

Torre del Agua. Foto: Diego Delso

Dejar de ser desconocido

A aquellos que conocen bien la provincia de Soria, quizás les suene el despoblado de Peñalcázar, a la sombra del monte del Moncayo. Encaramado también sobre un cerro, la historia de este pueblo se interrumpió a finales del siglo XX, dejando tras de sí un patrimonio muy similar al de Rello.

Ruinas de Peñalcázar , al este de la provincia de Soria.

Sin embargo, Rello no tuvo tan funesto destino, pero estuvo cerca. Su censo descendió de los 250 vecinos a principios del siglo XX a los 15 actuales. Ahora se niega a desaparecer, consciente de su historia, de su legado. Las actuaciones acometidas en su muralla parecen encaminar a la localidad a una nueva etapa más prospera, al menos de cara al turista. Ahora toca ver si la población también lo percibe.

Murallas y castillo de Rello.
spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

Nidia: vinos cristalinos y brillantes con corazón de Olmedo

Edu Mongil Cuando algo funciona muy bien, el consejo que mucha gente da es no tocar nada, por lo que pueda pasar. Los verdejos de...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

La DO Rueda, segunda Denominación de Origen de vino en España

La Denominación de Origen Rueda ocupa de nuevo la segunda posición en el conjunto de los vinos tranquilos (sin burbuja) con D.O. en España...