spot_img
spot_img

Ximena Blázquez, o cómo salvar Ávila de su conquista mediante un engaño

Cuenta una leyenda que las sólidas murallas de Ávila pudieron caer en manos de los musulmanes, pero hubo una astuta mujer en la Edad Media que lo impidió

Ávila ha visto pasar a grandes mujeres en su historia. El misticismo de Santa Teresa de Jesús o el liderazgo de Isabel La Católica dejaron huella en sus tierras. Pero menos conocida, al menos fuera de sus fronteras, es otra mujer que vivió durante la Edad Media cuya historia de heroicidad se ha convertido en leyenda.

Hablamos de Ximena (Jimena) Blázquez, una gobernadora de Ávila que supuestamente evitó el derramamiento de sangre ante un eventual ataque a la ciudad de las tropas musulmanas en el siglo XII. No existen fuentes de rigor que documenten este asedio y, como suelen suceder con estas historias, su epopeya acabó por transformarse en una fábula popular.

Lo que sí se puede certificar es que durante esta época toda esta zona estaba muy convulsa afectada por los enfrentamientos entre los musulmanes y cristianos, al que se unían las desavenencias entre el reino de León y el de Castilla.

Tú me engañas, pues yo también

La historia de Ximena Blázquez tiene lugar durante el reinado de Alfonso VI de Castilla. Las inexpugnables murallas de Ávila, construidas sobre una anterior romana, la convertían en una ciudad difícil de conquistar por los batallones musulmanes que estaban dirigidos por Abdalla Alhazen, al servicio del califa de Córdoba.

Eso motivo una treta por parte de los invasores para motivar un descuido que dejara indefensa la ciudad. No se sabe si fue en el año 1108 0 1109 cuando las tropas abulenses salieron de la ciudad en dirección hacia el Puerto de Menga, ubicado a unos 40 kilómetros de la ciudad, para combatir contra las tropas moras. Sin embargo, se trataba de una trampa para que la ciudad quedara desprovista de guarniciones.

Esta era la ocasión que buscaban los atacantes. Pero en su plan no contaron con la astucia de una mujer que se había convertido en gobernadora de la ciudad, Ximena Blázquez. Había adoptado este cargo en ausencia de su esposo y alcalde, Fernán López Trillo, que había salido junto a sus hombres para presentar batalla.

Cuando los moros deciden atacar la muralla, Jimena decidió reunir a todas las mujeres para que se vistiesen con ropajes de guerreros, disponiéndose en las zonas más visibles de la muralla. Se encendieron hogueras y antorchas, sonaron las trompetas de guerra dentro de la ciudad y se alzó el grito de guerra en las falsas tropas.

El objetivo que buscaba era aparentar que la plaza no estaba indefensa y que contaba con un gran número de soldados para defenderla. Ante dichas circunstancias, Abdalla Alhazen decide suspender el ataque. Ximena había salvado la ciudad sin derramar una gota de sangre.

Estatua en honor a Ximena Blázquez en la plaza de San Miguel, Ávila, España. Foto de Zósimo.

El reconocimiento

Cuando el verdadero ejército regresó a Ávila y se conoció lo que había sucedido, se decidió recompensar la valentía de Ximena haciendo que sus futuros descendientes tuvieron a partir de entonces voz y voto en el Concejo, una asamblea donde se debatían asuntos económicos, judiciales y administrativos de la ciudad.

Muchos siglos más tarde, la leyenda de esta heroína se reconoció con una estatua de ella sujetando en una manos las llaves de la ciudad. Está situada en la Plaza de San Miguel de Ávila.

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

Diez libros optan al XXI Premio de la Crítica de Castilla y León

El Palacio de la Isla, en Burgos, ha dado a conocer los diez títulos finalistas del XXI Premio de la Crítica de Castilla y...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Sanclodio 2023 se presenta en primicia en la cata con motivo de los Goya

La nueva añada de Sanclodio 2023 llega a Valladolid desde tierras gallegas y lo hace por la alfombra roja en una cata especial en...