spot_img
spot_img

El padre del turismo español es vallisoletano

Padre del turismo como motor cultural y económico, Benigno de la Vega-Inclán creó la red de Paradores y convenció a Alfonso XIII para que comprase la Casa de Cervantes en la ciudad del Pisuerga

Ricardo Ortega y Daniel González

El turismo español no sería el mismo sin la figura del vallisoletano Benigno de la Vega-Inclán. Amigo personal del rey Alfonso XIII, fue nombrado titular de la Comisaría Regia para el Turismo, desde la que puso en marcha la red de Paradores Nacionales.

Nacido en Valladolid en el seno de una familia militar, compaginó su carrera en el ejército con su afición por las artes. Por todas las artes. En su ciudad se le recuerda -o más bien se le olvida- por haber logrado la restauración de la Casa de Cervantes, en la que el genio de las letras vivía cuando se publicó la primera parte del Quijote, en 1605. Para ello logró que el propio rey adquiriera, de su peculio, una parte del edificio.

Un visionario del potencial turístico de España

Si de algo puede presumir España en la actualidad es de ser una potencia turística mundial. Nuestro país ocupa la segunda posición en la llegada de visitantes internacionales, y  es el país más competitivo en este sector, de acuerdo con el Foro Económico Mundial.

Sin embargo, estos buenos datos son relativamente recientes, pues durante el siglo XIX y la primera mitad del XX, España era descrita como una «tierra aislada y poco visitada cuyo arte lleva largo tiempo herméticamente cerrado». Esto lo decía Richard Ford, un gran viajero inglés que se aventuró a viajar por un país caracterizado, según las guías de viaje de entonces, por tener nulas infraestructuras y ser bastante peligroso para el viajero.

Por eso la importancia de la figura de Benigno de la Vega-Inclán, marqués de la Vega-Inclán desde 1898, quien pondrá en marcha iniciativas para poner fin a esta mala reputación.

Sin duda, la mayor de sus iniciativas al frente de la Comisaría Regia fue concebir la red de Paradores Nacionales, llamada a la recuperación de elementos singulares del patrimonio español para su aprovechamiento hostelero y turístico. El primer establecimiento fue el de Gredos, levantado en la localidad abulense de Navarredonda y que encierra las dos principales paradojas de la carrera del vallisoletano: no se restauró un edificio antiguo, sino que se levantó como inmueble de nueva planta, y se inauguró por Alfonso XIII en 1928, precisamente el año en que el dictador Miguel Primo de Rivera, receloso quizá de su amistad con el Rey, clausuró la Comisaría Regia y relegó al maestro a un papel secundario.

El científico y pensador Gregorio Marañón dijo de Benigno Vega -como firmaba sus escritos- que era “el Colón del turismo español” y un “multimillonario del entusiasmo y la generosidad”, lo que quizá no sea exagerado. A lo largo de su estela se extienden la Casa y Museo del Greco en Toledo, el Museo Romántico de Madrid y El Real Patronato de las Casas Baratas de Sevilla.

Además, fue restaurador del Alcázar de Segovia, patrono del Museo del Prado, académico numerario de la Historia y electo de la de Bellas Artes de San Fernando, conservador de La Alhambra y el Generalife, alcaide de los Reales Alcázares, protector del sevillano Barrio de Santa Cruz, vocal de la Junta Superior de Excavaciones y Antigüedades y del Patronato del Tesoro Artístico Nacional. También fue coleccionista de arte, escritor y pintor.

Museo-Casa Cervantes de Valladolid

Conservador de las huellas de Cervantes en Valladolid

El 27 de junio de 1605 Valladolid amaneció convulsionada por la aparición, en plena calle, del cuerpo apuñalado de Gaspar de Ezpeleta. El asesinato nunca se aclaró, pero en su investigación quedó implicado el autor más relevante y lúcido que dieron las letras españolas.

Miguel de Cervantes, que residía frente a la escena del crimen, en el número 9 de la calle del Rastro, llegó a ser encarcelado junto a su familia al destaparse, fruto de las investigaciones, las visitas que hombres acaudalados realizaban al inmueble, señalado por las habladurías como casa de citas.

imagen antigua casa de cervantes
Imagen antigua de la Casa de Cervantes

Han pasado cuatro siglos y el paisaje urbano ha cambiado tanto que sería irreconocible para un coetáneo del escritor. Pero sí se conserva, fiel al espíritu humilde propio de un hidalgo del siglo XVII, la casa en la que terminó de redactar la primera parte del Quijote. En ella también escribió algunas de sus novelas ejemplares, como el ‘Coloquio de los perros’, cuya historia se desarrolla en el hoy desaparecido Hospital de la Resurrección, a muy pocos metros de la ventana junto a la que trabajaba.

La ciudad nunca ha agradecido lo suficiente la supervivencia de este edificio al responsable de su conservación y padre del turismo español, el vallisoletano Benigno de la Vega-Inclán. Nacido en 1858, compaginó su carrera militar con su formación artística y -gracias a su labor ingente y a la amistad que le unía al rey Alfonso XIII- fue nombrado en 1911 responsable de la Comisaría Regia para el Turismo.

Al frente de este organismo logró que el rey y el hispanista Archer Milton Huntington se hicieran con tres de los cuatro inmuebles que hoy forman la Casa de Cervantes. Él mismo adquiriría el cuarto de ellos. Las obras de restauración se acometieron en función del plan diseñado por el comisario regio: para “reponer la casa al estado en que se encontraba cuando el autor del Quijote la habitó y conservando siempre el sello de pobreza que tuvo y que tiene”.

En los dos edificios contiguos se instalarían una biblioteca y un museo cervantino, de modo que quedaría constituida “la casa solariega del habla castellana; el sitio donde poder honrar al más grande escritor que la usara” y, por ello, “el más hermoso monumento levantado a la gloria del Quijote”.

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

La controversia de Valladolid da el salto al cine

Juan Rodríguez-Briso ha presentado una película-documental que ‘corrige’ la versión francesa de 1992 y rinde homenaje a unos dominicos que se adelantaron en varios...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

El programa de televisión ‘Postres Olvidados’ rescatará recetas antiguas de La Moraña

Con motivo de su 120 aniversario, Azucarera quiere rescatar aquellos postres del medio rural que están cayendo en el olvido, deliciosos dulces artesanos que...