spot_img
spot_img

Procesión de la Virgen de los Pegotes: un desfile invernal iluminado con fuego

Cada noche del 30 de noviembre, Nava del Rey ilumina la noche con antorchas y hogueras en una procesión a su patrona muy original

Nava del Rey es una localidad para curiosos. Muchos son los datos y lugares que lo demuestran. Por ejemplo, cuenta con el título de ciudad pese a contar con alrededor de 2.000 vecinos. Otro rasgo singular es su iglesia parroquial, de proporciones catedralicias y con una esbelta torre con el sobrenombre de la giralda de Castilla. También su desconocido conjunto de bodegas subterráneas, con cerca de 500 que forman una laberíntica red de galerías excavadas en la tierra.

Iglesia de los Santos Juanes de Nava del Rey

Una riqueza patrimonial que inunda de razones para hacerte una escapada a esta localidad situada en la comarca de Tierra del Vino, a 56 kilómetros de la capital provincial. Pero no todo se queda aquí, pues este miércoles 30 de noviembre, cuando el sol se ponga, tendrás un motivo más: la tradicional «Bajada de Ntra. Sra. de la Concepción: Virgen de los Pegotes», declarada de Interés Turístico Nacional en 2018.

Una de las hoguera en el recorrido de la procesión. Foto: www.virgendelospegotes.com

Un vistoso desfile de fuego

Cuesta imaginarse una procesión nocturna con el invierno acechando un 30 de noviembre. Pero no es un desfile cualquiera, pues durante el recorrido la oscuridad y el frío se combate por cerca de 100 hogueras de pino que iluminan el camino, además de los numerosos pegotes, una especie de antorcha que portan los más jóvenes y que da nombre a la advocación popular: la Virgen de los Pegotes.

El origen de esta celebración se remonta al siglo XVIII, concretamente al año 1745, momento en el cual se elige a Nuestra Señora de la Concepción como patrona de la localidad y se instaura un novenario en su honor del 30 de noviembre al 8 de diciembre. Justo antes de comenzar la primera celebración, una tormenta dejó a la localidad sin luces y a los vecinos se les ocurrió encender hogueras y antorchas para iluminar el trayecto. El resultado fue tan vistoso que el elemento del fuego ha perdurado en la tradición hasta nuestros días.

Foto: www.virgendelospegotes.com

La fiesta comienza cuando la Virgen desciende en un carruaje tirado por mulas desde la ermita del Pico Zarcero, situada a las afueras del pueblo, hasta su destino, la iglesia parroquial de los Santos Juanes. En el trayecto el ganado es conducido por un grupo de muleros que retan a la gélida noche con ponche y vino añejo ofrecido por algunos vecinos. Además, es habitual que fumen puros, obsequio del Ayuntamiento desde el siglo XIX, y que luzcan un pañuelo en la cabeza para protegerse de las antorchas.

Como en el siglo XVIII, en las calles de la Ciudad no falta ni el calor de las hogueras, ni la luz de los pegotes. Originalmente, La Bajada se celebraba el 6 de diciembre, hasta que en 1962 el Ayuntamiento lo permutó por el 30 de noviembre para que la imagen estuviese en la parroquia durante toda la novena. El último día, el 8 de diciembre es devuelta en procesión a la ermita en una subida con diferentes pausas en la que los fieles dedican sus mejores piropos a la Patrona.

Tampoco faltarán jornadas gastronómicas en las que la comida, el vino y las castañas serán protagonistas.

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

Valladolid rinde tributo a Concha Velasco con un ciclo de sus películas más emblemáticas

El Ayuntamiento de Valladolid, en colaboración con la Semana Internacional de Cine (Seminci) y el Teatro Calderón, rendirá tributo a la destacada actriz vallisoletana...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Nidia: vinos cristalinos y brillantes con corazón de Olmedo

Edu Mongil Cuando algo funciona muy bien, el consejo que mucha gente da es no tocar nada, por lo que pueda pasar. Los verdejos de...