spot_img
spot_img

El apoteósico cielo mudéjar de Macotera


Viajamos a Macotera, un pueblo al este de la provincia de Salamanca, cuya iglesia alberga un deslumbrante desfile de arte mudéjar

Reportaje fotográfico de José Daniel Navarro (@correuret)

Es tanto y tan rico el patrimonio que atesora Castilla y León que no es de extrañar que muchos lugares increíbles no se conozcan como debieran. Sobre todo, cuando se trata de obras de arte guardadas dentro de iglesias rurales que requieren de paciencia y una buena planificación para conocerlas a fondo. Macotera, una localidad salamantina de algo más de un millar de habitantes y dentro de la comarca de Tierra de Peñaranda, es un buen ejemplo de ello.

Artesonado y alfarje mudéjar de la iglesia de Macotera

Madera tallada como si fuera hilo de coser

La joya de la corona del patrimonio de Macotera se encuentra en el interior de la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Castillo, un monumento construido en el siglo XVI y costeado por el segundo duque de Alba, Fadrique Álvarez de Toledo y Enríquez, y su esposa, Isabel de Zúñiga y Pimentel. El templo exteriormente es de gran tamaño y de muros de sillería bien labrados, pero será una vez dentro, cuando te desbordarán las emociones. Los culpables: dos obras de arte como la copa de un pino.

La primera es el conocido como “Cielo de Macotera”, un artesonado mudéjar policromado que cubre la nave central ornamentado con diseños geométricos que crean estrellas. Fue fabricado en el siglo XVI con claras influencias árabes dentro de la segunda edad de oro del arte mudéjar. Esta techumbre, calificada como una de las mejores de la provincia, es impresionante por su longitud, con más de 26 metros de largo.

La segunda obra de arte son los alfarjes que cubren la tribuna del coro, donde se constituyen una serie de formas mudéjares y renacentistas que son una pura delicia para los ojos. Esta obra cumbre de la carpintería fue tallada por Juan de Carmona, Pedro Sánchez y Sebastián García entre los años 1550 y 1553.

Los alfarjes están decorados por un conjunto de mocárabes, formas geométricas y florales, pero esta maravilla se completa con el detalle de la cornisa del coro, especialmente en la magnífica decoración renacentista de la viga compuesta por temas naturales, humanos y religiosos.

Visión de la techumbre de la iglesia sujetada con los dos arcos escarzanos

Su otra singularidad: los dos arcos escarzanos

Otra de las cosas que te llamará la atención de la arquitectura de la iglesia es su panorámica amplia, que nos permite contemplar el altar desde cualquier rincón. Esto se debe a los singulares dos arcos escarzanos de longitud desigual que dividen la iglesia en tres naves sin necesidad de utilizar columnas y pilares en los que apoyarse.

Mención merece también el actual retablo del altar mayor, barroco y llenos de símbolos marianos como vasijas de azucenas, rosas el sol y la luna.

Una ruta por los cielos del mudéjar

La iglesia de Macotera no es la única en la comarca que esconde deslumbrantes artesonados. Otros buenos ejemplos los podemos ver en las iglesias de Cantaracillo, Rágama o Villoria, algunos muy necesitados de una urgente restauración.

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

El VII Foro de la Cultura llega al Teatro Calderón con un fin de semana consagrado a los relieves del humor

El VII Foro de la Cultura llega mañana a su escenario principal, el Teatro Calderón, donde, hasta el domingo, ponentes como Pantomima Full, Carlos...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Sanclodio 2023 se presenta en primicia en la cata con motivo de los Goya

La nueva añada de Sanclodio 2023 llega a Valladolid desde tierras gallegas y lo hace por la alfombra roja en una cata especial en...