spot_img
spot_img

Un románico ‘de provincias’ en Madrid

 

En el mundo hay una larga lista de monumentos que, piedra a piedra, se han trasladado a cientos o miles de kilómetros de donde fueron construidos desde un principio. Esta ermita es uno de ellos…

Daniel González. 

Neoclásico, barroco, incluso un poquito de gótico. Paseando por las calles de Madrid es posible encontrarse con ejemplos de todos estos estilos arquitectónicos. Pero el románico es inexistente en la ciudad. O al menos lo era hasta 1897, cuando una ermita procedente de Ávila se instaló en el parque de El Retiro de la capital.

A 120 kilómetros de su lugar de procedencia, se encuentran ahora los restos de la antigua ermita de San Pelayo y San Isidoro, concretamente en una de las esquinas del pulmón de Madrid: el parque de El Retiro, en la confluencia de las calles Menéndez Pelayo y O’Donell.

Allí lleva desde el año 1897. Pero antes fue una de las veinticinco iglesias románicas que se construyeron en la ciudad amurallada Patrimonio de la Humanidad de Ávila. Aunque esta, en realidad, se encontraba extramuros y se construyó en el siglo XII sobre otro templo anterior prerrománico.

Desamortización y desmonte

A principios del siglo XIX la ermita, ya muy deteriorada, pasó a formar parte de la Asociación de Labradores, razón de que cambiara su advocación a la de San Isidoro. Pero eso no impidió que, al llegar la Desamortización, se derribase y desmontase, para luego vender sus partes a particulares.

Emiliano Rotondo Nicolau, uno de los compradores y aficionado a la arqueología, adquirió una parte de los sillares y los elementos arquitectónicos de la ermita. Tras un fallido intento de venderlo al Ayuntamiento de San Sebastián, Rotondo Nicolau pudo vender las ruinas a la Real Academia de la Historia en 1893, que, a su vez, los ofreció al Museo Arqueológico Nacional.

Portada románica de la ermita. Foto. Lourdes Cardenal

Tras un intento fallido de reconstruir la ermita en los jardines del museo, entra en escena Cánovas del Castillo. Este histórico político liberal español muestra un gran interés por los restos y consigue que le sean cedidos al Ayuntamiento de Madrid, quien los termina instalando en el Parque de El Retiro.

Y en este célebre lugar madrileño descansa ahora lo poco que se consiguió rescatar del expolio: parte del ábside con dos ventanas de medio punto con arquivolta, y una deteriorada portada de las dos que llegó a tener el templo. Y, aunque todo el conjunto está algo deteriorado, todavía se pueden apreciar capiteles con tallas de animales.

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

Valladolid rinde tributo a Concha Velasco con un ciclo de sus películas más emblemáticas

El Ayuntamiento de Valladolid, en colaboración con la Semana Internacional de Cine (Seminci) y el Teatro Calderón, rendirá tributo a la destacada actriz vallisoletana...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Nidia: vinos cristalinos y brillantes con corazón de Olmedo

Edu Mongil Cuando algo funciona muy bien, el consejo que mucha gente da es no tocar nada, por lo que pueda pasar. Los verdejos de...