spot_img
spot_img

El renacer del monasterio palentino de Santa Cruz de la Zarza


Tras casi dos siglos de imparable ruina, este cenobio palentino afronta una nueva etapa esperanzadora gracias a las restauraciones que se han ido sucediendo en los últimos cinco años

Cuando hablamos de monasterios abandonados en Castilla y León la lista es muy larga, tanto que es muy difícil conocerlos todos. La Desamortización de Mendizábal fue el comienzo del imparable deterioro de todos ellos. Pero, para algunos, la historia taciturna de los últimos siglos se ha transformado en esperanza, e incluso en un nuevo renacer. Una realidad que se refleja en los centenarios muros del monasterio de Santa Cruz de la Zarza en Ribas de Campos (Palencia)

Hace apenas cinco años los restos de este cenobio palentino, obra cisterciense de comienzos del siglo XIII, daban cuenta de su condición: inmueble sin uso, aislado de cualquier núcleo habitado, abandonado durante décadas, y expuesto al vandalismo y expolio por falta de protección y fácil accesibilidad. Pero todo cambió a partir de 2017, y especialmente en 2018 cuando los vecinos se unieron en una asociación para remediar y difundir su pobre situación.

¿Por qué es tan valioso?

Antes de su ruina, Santa Cruz de la Zarza vivió durante toda la Baja Edad Media su momento de mayor crecimiento y esplendor. Llegó a contar con una iglesia, claustro, sala capitular, refectorio, así como otras estancias necesarias para la vida de los monjes. La época en la que se construyó, en el siglo XIII, denota en su arquitectura una fase de transición entre el románico y el gótico con claras influencias cistercienses.

Entre sus dependencias, destaca su sala capitular, una de las más valiosas de la Península Ibérica por la confección de los capiteles de sus columnas, algo deteriorados. En ellos, puede observarse un cierto parecido estilístico con el también palentino monasterio cisterciense de San Andrés de Arroyo.

De la iglesia, destaca su ábside central, de forma poligonal con contrafuertes y rematado con cinco amplios ventanales apuntados que aportan luminosidad al interior del templo. Junto a la sala capitular se encontraba también el claustro, hoy desaparecido, de las mismas características que el de San Andrés de Arroyo.

Un largo litigio para recuperar parte de su esplendor

Tras la desamortización del siglo XIX y la salida de los monjes, las tierras de cultivo y dependencias monacales, que no la iglesia, pasan a manos privadas. Los edificios entran desde entonces en un estado de abandono absoluto y se utilizan como almacenes, pajares o porquerizas. Sólo la iglesia se mantiene en pie, al seguir ofreciendo culto a la población como parroquia de San Norberto.

Exterior del monasterio de Santa Cruz de la Zarza
Exterior del monasterio de Santa Cruz de la Zarza

Después de años de litigio sobre la situación jurídica de la iglesia del monasterio, se aclaró que la propiedad era de la Diócesis de Palencia que lo ha cedido temporalmente al Ayuntamiento de Ribas. La inquietud de los vecinos de la zona por preservar el monumento les hizo confluir en 2018 en la asociación Amigos del Monasterio Santa Cruz de la Zarza, con el fin de “defender, conservar y rehabilitar” el conjunto monacal. Una fuerza colectiva que ha obtenido sus frutos, y que ha posibilitado la visita al interior con cita previa.

Obras en la cubierta de la iglesia

El proceso de restauración comenzó con la limpieza y desescombro del monumento, la Junta de Castilla y León continuó con la reconstrucción de la torre en 2017, la excavación del claustro en 2019, y la restauración ahora de cubiertas y mejoras en los restos del claustro con una inversión de más de 300 000 euros. Todo eso acompañado a las obras de acondicionamiento del entorno de la ruina financiadas con una subvención de la Diputación de Palencia.

El comienzo de una nueva etapa

Con la finalización de estas últimas obras, se podrán retomar las actividades culturales que viene llevando a cabo la asociación de Amigos del Monasterio, incluidas las visitas guiadas al monumento. La actuación realizada en cubierta por parte de la Consejería ha tratado de recuperar la estanquidad con la sustitución total de la cobertura del templo, la sacristía y la sala capitular.

El monasterio tras la restauración

En lo que respecta al claustro del Monasterio se ha intervenido en una superficie coincidente con la de la excavación arqueológica realizada en el verano de 2019. Se trata de la zona correspondiente a lo que fueron galerías este y norte del antiguo claustro. Con esta actuación se han recuperado restos arqueológicos y los niveles de circulación de las pandas norte y este.

Asimismo, se ha recuperado un buen número de piezas originales de las que conformaron la bóveda y se desenterró la portada que da paso a la iglesia. Con los restos hallados se ha reconstruido la bóveda del rincón del claustro y de este modo se protege la portada situada entre la iglesia y el claustro. Además, se ha procedido al cerramiento de los distintos huecos que perforan los muros del edificio: puertas, ventanas y ventanales, con el fin de controlar el acceso al edificio y evitar la entrada de aves y otros animales, así como de recuperar la funcionalidad de las puertas actuales y dignificar los cierres de las portadas históricas (claustro, sacristía y nave).

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

¡En Villalón, que no te cuenten el Rollo!

Lara Arias Todo habitante de Villalón o descendiente de esta localidad vallisoletana siempre ha escuchado las palabras de orgullo de sus abuelos, de sus tíos...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Palacio de Bornos da un paso más hacia la sostenibilidad

La bodega Palacio de Bornos, ubicada en la localidad de Rueda, acaba de obtener el sello ‘Sustaintable Wineries For Climate Protection’ (SWfCP) que la...