spot_img
spot_img

Fernando el Católico no ‘montaba’ tanto como Isabel, ni viceversa

La expresión ‘Tanto monta’ acompañaba al escudo personal de Fernando II de Aragón, llamado el Católico, y posee un significado que la tradición popular ha tergiversado a lo largo de los siglos. Su análisis ofrece una lectura fascinante, que nos remite a la antigüedad clásica, al agudo Nicolás de Maquiavelo y a la génesis misma de la nación española
Ricardo Ortega

Durante generaciones, los españoles hemos escuchado, y repetido, el eslogan de que ‘Tanto monta, monta tanto, Isabel como Fernando’, frase de rima facilona, pero que reflejaba de forma fiel el carácter dual de aquella monarquía, germen de lo que hoy conocemos como España: la de la unión entre las coronas de Aragón y Castilla.

Quizá haya llegado el momento de desmentir que esa frase tuviera algo que ver con los llamados Reyes Católicos. Si acaso, la relación con ellos es meramente tangencial, y es que la parte masculina de aquel tándem, Fernando II de Aragón, incluía las palabras ‘Tanto monta’ como mote heráldico junto a su divisa, su escudo personal.

Fernando defiende que los medios utilizados para resolver un problema no son lo importante; lo relevante es hallarle solución

¿Qué significa esto? La respuesta es al mismo tiempo sencilla y compleja. Porque la divisa de Fernando consistía en la representación del mítico nudo gordiano atado a un yugo, acompañado del mencionado mote, que resumía la frase ‘tanto monta cortar como desatar’. Una alusión explícita al episodio en el que Alejandro Magno atajaba sin contemplaciones el reto de deshacer el nudo. Era la llave para convertirse en señor de Asia.

Medallón de la fachada de la Universidad de Salamanca. Sobre la efigie de Fernando, la divisa del yugo con el nudo gordiano. Sobre la de Isabel, el haz de flechas.

La intención de Fernando era la de señalar que los medios utilizados para resolver un problema no son lo importante; lo relevante de verdad es hallarle una solución. Es posible que este tipo de planteamiento estuviera en la razón de que Maquiavelo se refiriera tantas veces a Fernando en su obra ‘El Príncipe’, como ejemplo de monarca que, por ejemplo, incumple su palabra las veces que sea menester para conquistar sus objetivos políticos.

También es probable que esta divisa le fuera sugerida a Fernando por el humanista Antonio de Nebrija como alusión a que Aragón llevaba dos siglos expandiéndose hacia Oriente, con aspiraciones a pasar más allá de Bizancio.

El yugo con el nudo gordiano cortado suponía también un juego cortesano, al comenzar ‘yugo’ con «Y», que era la inicial con que se escribía el nombre de su esposa Ysabel.

También sucedía en las flechas de la reina, cuya primera letra era la «F» de su esposo.

Estas divisas, el yugo y las flechas, se encuentran en numerosas representaciones del escudo de los Reyes Católicos, por lo que aparecen en labras de multitud de edificios construidos durante su reinado. Sin ir más lejos, en el medallón de la fachada de la Universidad de Salamanca y en un lateral del segoviano monasterio de Santa Cruz la Real, junto al río Eresma.

El lema ‘tanto monta’ también acompaña al yugo en los pendones de la Capilla Real de Granada o en el mismísimo escudo de Puerto Rico.

Por tanto, yugo y flechas no tienen su origen en la dictadura franquista ni en los diversos partidos falangistas, a pesar de que todos ellos emplearon la simbología de los Reyes Católicos.

Queda para los estudiosos analizar cómo las interpretaciones populares terminaron por modificar el mote, hasta llegar a la formulación de que ‘Tanto monta, monta tanto, Isabel como Fernando’, que no se corresponde con el lema en la época.

Alejandro Magno corta el nudo gordiano.

Un reto para conquistar Asia

Merece la pena recordar la leyenda del nudo gordiano. Cuando Alejandro Magno (siglo IV a. C.) se dirigía a conquistar el Imperio persa, tras cruzar el Helesponto llegó a un templo de Gordio. Halló un yugo atado por un nudo muy intrincado del que se decía que quien lo desatase sería señor de Asia.

Sin pensárselo dos veces, sacó la espada y cortó el nudo, diciendo: “Da lo mismo (tanto monta) cortar como desatar”. Esa noche hubo una tormenta de rayos que simbolizó, según Alejandro, que Zeus estaba de acuerdo con la solución.

Actualmente la expresión ‘nudo gordiano’ se refiere a un obstáculo de difícil solución, pero que resulta fundamental para conseguir un objetivo determinado.

Del mismo modo, ‘Cortar el nudo gordiano’ significa resolver tajantemente y sin contemplaciones un problema.

Adecuada expresión para aquellos líderes mundiales a quienes la etiqueta de ‘maquiavélico’ les va como anillo al dedo. Y de esos, por desgracia, cada día que pasa parece haber más…

 

10 cosas que no sabías de Alfonso X

 
spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

Así serán las Fiestas de Valladolid: más de 1.000 actividades y muchas novedades

Más de un millar de actividades se distribuirán por más de 50 espacios de Valladolid durante la Feria y Fiestas de la Virgen de...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Burgos triunfa en «El Mejor Taco»: dos de los tres mejores tacos de Castilla y León

Uno de los eventos gastronómicos más esperados del año en España, "El Mejor Taco", ha alcanzado cifras récord en su última edición, con una...