spot_img
spot_img

Las 11 joyas del mudéjar de Castilla y León que debes conocer

Altas torres, ábsides de iglesias, murallas, sepulcros, artesonados… El mudéjar tiene en la región y su rica historia su mejor lienzo para asombrarnos con monumentos que son verdaderas odas al arte

Los diferentes estilos arquitectónicos utilizados a lo largo de los siglos han dado como fruto un extraordinario catálogo de templos que salpican la geografía española. Pero, quizá, uno de los acontecimientos de mayor trascendencia en la historia del arte hispano fue la aparición del estilo mudéjar, con una fuerte presencia en Castilla y León.

Fue durante la Reconquista, cuando a raíz de la incorporación de territorios ocupados por población musulmana, estos aportaron sus conocimientos constructivos en la edificación de iglesias cristinas. Nacieron así numerosos focos mudéjares por toda España desde el siglo XII hasta el XVII, y que en la región castellanoleonesa ha dado como resultado una amplia lista de impresionantes monumentos.

La mayor concentración de este arte en Castilla y León se da especialmente en el interior, de tierras llanas y con escasas canterías de piedra, y donde la utilización de materiales como el ladrillo, el yeso o la madera, fue la forma más rápida y barata de edificar sus templos. Una humildad en el material constructivo que puede menoscabar la reputación del mudéjar. Pero nada más alejado de la realidad. Y si lo dudas, en este artículo te vamos a presentar las obras cumbre de este arte que, seguro, te convertirán en un devoto creyente del mudéjar.

Iglesia de San Tirso de Sahagún

1. Iglesia de San Tirso de Sahagún (León)

Viajamos al siglo XII, momento en que la localidad leonesa de Sahagún, situada en el Camino de Santiago, se convirtió en un referente centro religioso y económico. Así nació el primer foco del mudéjar o románico-mudéjar en Castilla y León, y cuyo mejor exponente es la iglesia de San Tirso, una de las más antiguas de este estilo en la Península Ibérica.   

De hecho, en su ábside puede observarse la transición del románico al arte morisco, con una base de sillería de piedra que más arriba se transforma en ladrillo. Su bella torre es una reconstrucción exacta de la desaparecida original, que se derrumbó en 1948 arrastrando consigo los ábsides en los que se apoyaba. Se reconstruyó por completo el centro del crucero, el tramo que precedía al ábside central y la torre finalizando las obras en 1960.


Iglesia-de-San-Lorenzo-el-Real
Iglesia de San Lorenzo el Real de Toro

2. Iglesia de San Lorenzo el Real de Toro (Zamora)

El esplendor histórico-artístico de Toro en la época medieval se ha traducido en un ambicioso conjunto patrimonial. La colegiata románica de Santa María es sin ambages un regalo a la vista, con su cimborrio y el espectacular Pórtico de la Majestad. Pero, a la sombra de la colegiata y del populoso románico y gótico, se encuentra la iglesia mudéjar de San Lorenzo El Real.  

Declarada Monumento Nacional, está considerada como la iglesia de ladrillo más antigua de Toro, construida probablemente en el siglo XII. Su decoración exterior, tanto en la cabecera como en la nave, se caracteriza por la utilización de arcos ciegos sencillos o doblados y cuenta con tres puertas de acceso, la del sur, la más monumental de todas y las del oeste y norte, más sencillas y pequeñas.


Ermita de La Lugareja de Arévalo

3. La ermita de La Lugareja de Arévalo (Ávila)

Arévalo es la capital del mudéjar en la provincia de Ávila. Su huella se percibe en todo su casco urbano, siendo junto con los pueblos cercanos de Cuéllar y Olmedo, uno de los más destacados. Pero es a las afueras de Arévalo, donde se encuentra el monumento de este estilo más sobresaliente.

Se trata de la ermita de La Lugareja, a 2 kilómetros a las afueras de la villa. Esta construcción del siglo XII fue inicialmente la iglesia perteneciente a un convento de monjas cistercienses, y destaca por la extraordinaria maestría en el manejo del ladrillo que se dibuja en sus ábsides y cimborrio. Actualmente solo puede visitarse los miércoles de 13 a 15 horas en su condición de monumento artístico-histórico, ya que está dentro de una finca particular.


Castillo de Coca

4. Castillo de Coca (Segovia)

Puede ser que pienses que castillo es sinónimo de robusta piedra, pero la localidad segoviana de Coca demuestra claramente que no tiene por qué ser así. Considerada como una de las joyas del mudéjar en España, la fortaleza de Coca impacta por la envergadura y armonía de su arquitectura de ladrillo, donde no solo es utilizado como material de obra, sino también como elemento decorativo.

Esta construcción defensiva está declarada Monumento Histórico-Artístico, y su estructura está formada por dos grandes recintos. El exterior tenía la función de defensa, con sus torreones y murallas, y el interior más alto y con un gran patio armas, albergaba las salas y dependencias. Estas salas cuentan con hermosos motivos mudéjares en pintura y estuco que destacan por su gran belleza. Este castillo tiene un hermano muy parecido en el Castillo de la Mota de Medina del Campo (Valladolid)

Torre de San Nicolás de Coca

Otro muy buen ejemplo de arquitectura mudéjar en Coca, es la torre de San Nicolás, una esbelta construcción de mampostería de cal y canto y ladrillo que, sin duda, domina el Skyline de la villa segoviana.


Real monasterio de Santa Clara vista desde el río Duero. Foto: Patrimonio Nacional

5. Real Monasterio de Santa Clara de Tordesillas (Valladolid)

A orillas del Duero, en el pueblo vallisoletano de Tordesillas, se alza el histórico monasterio de Santa Clara, uno de los mejores ejemplos de arte mudéjar y muestra de la admiración de los reyes cristianos por el lujo y sofisticación de la cultura andalusí.

Patio mudéjar en el Real Monasterio de Santa Clara

Por sus preciosas dependencias han pasado multitud de personajes históricos, como la enigmática Juana I de Castilla, tristemente conocida como La Loca. Sus estancias se distribuyen en torno a un patio central, y en todo el conjunto hay buenas muestras de arte mudéjar, como el monumental artesonado de la Capilla Mayor, o las exquisitas yeserías repartidas por la llamada Capilla Mudéjar, el Patio Árabe, la Capilla Dorada y algunos restos en el Patio del Vergel.


Sepulcros de la iglesia de San Esteban de Cuéllar

6. Los sepulcros de la Iglesia de San Esteban de Cuéllar (Segovia)

La villa segoviana de Cuéllar es uno de los mejores exponentes del mudéjar castellano. Su inconfundible estilo se reproduce en su abundante patrimonio religioso, regalándonos un precioso paisaje de iglesias de ladrillo que se fusionan con un casco histórico de corte medieval. Y dentro de este vasto elenco de arte, destaca la iglesia de San Esteban.

De primeras y sin saber lo que guarda dentro, este templo cuellarano es uno más, pues su exterior, como el de los muchos templos que tiene esta villa segoviana, está cortado por un mismo patrón: románico-mudéjares con bellos ábsides de ladrillo. Pero si consigues adentrarte en ella en los del fin de semana, viajarás a otra época, e incluso a otro continente. Todo, por los cuatro excepcionales sepulcros del siglo XV adornados con arabescos mudéjares ubicados en su presbiterio.


Ábsides de la iglesia de Fresno el Viejo

7. Iglesia de San Juan Bautista en Fresno el Viejo (Valladolid)

Sur, norte, oriental, occidental… Sea cual sea el costado que elijas de este templo, te dejará rebosante de arte. Hablamos de la iglesia de San Juan Bautista de la localidad vallisoletana de Fresno el Viejo, una de las más antiguas de la provincia y ejemplo perfecto de la transición del románico al mudéjar.

Iglesia de Fresno el Viejo

Al igual que la iglesia de San Tirso de Sahagún, la degradación de material se percibe en el exterior de sus tres ábsides en cuya parte inferior se observan unos buenos sillares románicos que se transforman más arriba en ladrillo. El resto de la decoración exterior de sus muros se hace a partir de arcos y rectángulos enladrillados.  


Artesonado de la Capilla de La Virgen del Castillo en Cisneros

8. Artesonado de la iglesia de San Facundo y San Primitivo en Cisneros (Palencia)

La extensa y plana comarca Tierra de Campos es una caja llena de sorpresas. Y una de las más impresionantes se encuentra en Cisneros y su iglesia de San Facundo y San Primitivo. El templo te dejará ojiplático con un llamativo conjunto de artesonados mudéjares.

Esta armadura de madera está entre las más valiosas, no solo de Castilla y León, sino de todo el territorio nacional. Levantada en los siglos XV y XVI, tiene ciertas influencias renacentistas y fue restaurada hace una década por la Fundación del Patrimonio Histórico. Entro todos sus artesonados destaca el de la Capilla de La Virgen del Castillo, policromado y dorado.


Murallas de Madrigal de las Altas Torres. Foto: @enpueblo

9. Murallas de Madrigal de las Altas Torres

Las Altas Torres de la villa de Madrigal, en la provincia de Ávila, coronan su espectacular recinto amurallado, un ejemplo excepcional de arquitectura militar medieval y relevante testimonio del sistema constructivo mudéjar.

Declarada monumento histórico-artístico en 1931, la muralla tiene cuatro puertas orientadas a los cuatro puntos cardinales que reciben el nombre de las poblaciones a las que conduce. Al norte se abre la puerta de Medina; al este se abre la Puerta de Arévalo; en el lado sur se abría la desaparecida Puerta de Peñaranda, y en el lado oeste, la Puerta de Cantalapiedra

Iglesia de San Miguel de Olmedo. Foto: @enpueblo

10. Iglesias de San Miguel de Olmedo

Dentro de la provincia de Valladolid, fue la villa de Olmedo uno de los mejores reservorios del arte mudéjar. Son varias las iglesias pinceladas por este estilo, pero entre todas, sobresale la iglesia de San Miguel, adosada a una de las puertas de la antigua muralla del pueblo. Exteriormente sobresale el ábside. Tiene un zócalo de mampostería y sobre él dos frisos superpuestos de arquerías ciegas de ladrillo, con la particularidad de estar los arcos desalineados.

Parque Temático del Mudéjar
Maqueta del Castillo de Coca en el Parqué Temático del Mudéjar

Y no te puedes ir del pueblo sin visitar el Parque Temático del Mudéjar, que reúne en una exposición muy ilustrativa, maquetas en réplicas exactas y a escala de los monumentos más representativos de este estilo en la región. De hecho, muchos de los monumentos reseñados en este artículo tienen su maqueta en este parque.


Artesonado de la iglesia de Santa María de Alaejos. Foto: José Daniel Navarro

11. Iglesia de Santa María de Alaejos (Valladolid)

A mitad de camino entre Valladolid y Salamanca, en la comarca de Tierra del Vino, te encontrarás con una llamativa estampa: dos impresionantes torres de ladrillo prácticamente gemelas. Unas giraldas castellanas que, si eres curioso, inmediatamente te atraerán a conocerlas.

Hablamos del pueblo de Alaejos, un pueblo que es modelo perfecto del esplendor del mudéjar castellano. Especialmente por una de sus iglesias, la de Santa María, en cuyo interior guarda uno de los joyas más bellas de la provincia vallisoletana: el artesonado de la Capilla Mayor. Tiene infinitud de detalles que hacen necesarios varios minutos de contemplación. A partir de su núcleo central se suceden celdas poligonales que contienen bustos con cabezas de ángeles y paños de ornamentación, típicos del mudéjar.

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

Grajal de Campos, el señor del adobe

Ricardo Ortega La talla imponente de los edificios públicos destaca en las calles silenciosas de Grajal de Campos entre viviendas de dignidad humilde y limpia. Es...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Los vinos de Ribera y Arlanza superan el reto de la sequía de 2023

La DO Arlanza califica la añada como Excelente, mientras para el Comité de Cata de la Ribera la cosecha del año pasado recibe la...