spot_img
spot_img

El sector del vino afronta sus retos respaldado por las cifras de ventas

Viticultores y bodegueros hacen frente al cambio climático, a las nuevas exigencias sanitarias y a los cambiantes gustos del consumidor, pero lo hacen con un incremento del viñedo, del número de bodegas y de las exportaciones

Ricardo Ortega

Durante las tres últimas décadas, el sector del vino ha experimentado un continuo desarrollo en Castilla y León. El viñedo ha superado las 80.500 hectáreas, con más de un 90% de la superficie amparada, y se beneficia de la complicidad de 15.000 viticultores.

Se puede considerar una tormenta perfecta en favor del cultivo por contar con un clima adecuado, una tradición de generaciones y el compromiso de grandes grupos bodegueros. También con el que han sellado los elaboradores de siempre. Más de 650 bodegas salpican la geografía enológica de una región vertebrada por la cuenca del Duero, solo con las excepciones vitícolas del Bierzo y el sur de Ávila.

Todo ello se ve coronado por la colaboración de las instituciones, que han ido trasladando la realidad del majuelo al diario oficial; Castilla y León cuenta con nueve DO, cuatro Vinos de Calidad (Sierra de Salamanca, Valtiendas, Valles de Benavente y Cebreros) y una IGP de Vinos de la Tierra que abarca la totalidad de la comunidad.

En los últimos tiempos han supuesto un soplo de aire fresco las menciones Vino de Pueblo y Vino de Pago. Ya cuentan con esta última Heredad de Urueña y Dehesa Peñalba, mientras Abadía Retuerta está a la espera.

Además, asoma en el horizonte la IGP Chacolí, que en caso de tomar cuerpo permitirá incorporar al mapa vitícola oficial a los parrales de la Bureba, Merindades y Miranda de Ebro.

La clave, la exportación

El vitícola es un sector de relevancia que aporta más de mil millones de euros a Castilla y León, además de suponer un ejemplo de dinamismo y exportación. Su papel es imprescindible en el desarrollo rural de nuestra comunidad.
A pesar de que el sector agroalimentario, y en especial la viticultura, es un motor de la economía regional, el viñedo del siglo XXI debe dar respuesta a un escenario marcado por el cambio climático, por una normativa sanitaria cada día más estricta y por un consumidor que impone nuevos gustos y exigencias.

En relación con este último capítulo, las bodegas son conscientes de que la clave está en la comercialización. La DO Rueda sigue conquistando mercados internacionales. En 2021 se vendieron 14,3 millones de botellas fuera de España, lo que supone un 11,3% de crecimiento respecto al ejercicio anterior.

Se trata de cifras históricas para esta comarca, que cuenta con 67 bodegas que exportan su vino a 97 países. De ellos, los que acaparan el mayor volumen son Holanda, con casi 5 millones, Alemania, con cerca de 3; y Estados Unidos, que roza las 950.000 botellas exportadas durante el año pasado, con un crecimiento del 42,07% respecto a 2020 en este país.
El presidente de la DO, Carlos Yllera, destaca que crece el número de bodegas exportadoras en todos los mercados, “lo cual denota que el consumidor de otros países también es consciente de la excelente relación calidad-precio de nuestros vinos”.

Otro gigante, la DO Ribera del Duero, hace balance de las exportaciones en 2021, que han crecido un 20,1%. Una evolución muy satisfactoria, teniendo en cuenta la coyuntura internacional. Ribera exporta un 18,2% del total de su producción (13,7 millones de litros), con un crecimiento sostenido que permite tener “grandes perspectivas”.

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

Siete pueblos de Valladolid que no te puedes perder

Ricardo Ortega Los pueblos de la provincia de Valladolid no solo albergan iglesias, conventos, museos y calles empedradas. Acogen también un patrimonio inmaterial y una...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

CM Prestigio recibe el Gran Bacchus de Oro

Uno de los vinos más reconocidos de Bodega CM de Matarromera acaba de alzarse con el máximo reconocimiento del Concurso Internacional Bacchus. CM Prestigio...