spot_img
spot_img

La Simancas subterránea

Un convenio entre el Ayuntamiento de la localidad y la Universidad de Valladolid permitirá conocer las bodegas históricas situadas bajo el casco antiguo. El vino fue un elemento definitorio de la economía, incluso del carácter, de esta localidad que tantas miradas atrae

Ricardo Ortega

En el casco histórico de Simancas se conservan aún, bajo las parcelas y calles del caserío, grandes bodegas subterráneas que fueron fundamentales para el desarrollo de la villa, como explica Félix Jové, investigador de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Valladolid.

En tiempo de los Almirantes de Castilla, en 1421, se dirá de Simancas que se encuentra minada de bodegas, “…teniendo los vecinos en mas lo que esta vajo que arriba”, es decir; siendo más valorada la bodega que la propia vivienda. Simancas pasa de la jurisdicción de Valladolid a la de los Almirantes de Castilla en el siglo XV quienes promoverán la construcción del castillo a partir de 1465 sobre una fortaleza preexistente.

Es sabido que todavía hoy se conservan en Simancas muchas de aquellas construcciones excavadas, y se hace necesario documentar la presencia y trazado de esas bodegas históricas y su estado de conservación. En primer lugar por motivos de seguridad, “sabidos los problemas de hundimiento que en ocasiones se han producido”, apunta Jové.

La segunda razón es por la necesidad de planificación municipal del trazado de las redes de infraestructura urbanas, y la tercera porque “constituyen un legado histórico de nuestros antepasados”, lo que está ligado al cuarto punto señalado por el investigador: “Constituyen un recurso cultural y turístico excepcional que es preciso recuperar y potenciar”.

“Desconocemos, a día de hoy, no solo su trazado, sino también los sistemas constructivos que las hicieron posibles -explica el profesor Jové- de manera que siguiendo el conocido axioma de que ‘es preciso conocer antes de actuar’, estos trabajos de documentación resultan totalmente necesarios”.

Un interesante documento de 1583 pone en evidencia la existencia de esta red de bodegas excavadas bajo el caserío antiguo de Simancas. Se trata de la acusación que hace “Petro Sánchez de Viana (médico de Valladolid) contra el concejo de Simancas por impedirle guardar el vino de su cosecha en la bodega que poseía en dicha villa…”, donde dice que “…había residido y tenía parte de su hacienda” (AH año de 1583).

Estas bodegas excavadas tenían una gran importancia en la economía y en la vida diaria de los convecinos de Simancas. Recordemos que “la actividad vitivinícola ha sido uno de los pilares esenciales que articulaba la vida en las villas castellanas”. Pero las villas protegían el comercio de los vinos propios frente a los de otras zonas, regulando e impidiendo la entrada de vino que no fuera de su término, de manera que las villas debían tener sus propias bodegas con las reservas de vino necesarias para su consumo.

Unos años antes, en 1539, se documenta la traída de unas cubas de madera desde Geria a una bodega de Simancas como consecuencia del litigio que se establece entre los compradores; “…Rodrigo de Valle pide a Velasco de Cueto le devuelva la cantidad que le pago por unas cubas de vino más lo que le costó traerlas desde Geria hasta Simancas donde Diego de Salamanca Paredes, yerno del demandado, dijo que le pertenecían y así se confirmó en la sentencia de Chancillería…” (AH año de 1539).

Además de conocer y difundir el valor histórico y patrimonial de estas construcciones, en opinión del profesor Jové “la documentación del trazado subterráneo de las bodegas, las vinculaciones que se establecen entre ellas y con el caserío edificado, y la superposición con el trazado de las redes de infraestructuras urbanas justifica sobradamente la realización del presente trabajo”.

Por todo ello se ha suscrito un convenio de colaboración entre el Ayuntamiento de Simancas y la Universidad de Valladolid para el desarrollo de un trabajo científico sobre estos elementos patrimoniales. El estudio correrá a cargo del Grupo de Investigación Reconocido Documentación, Análisis y Representación del Patrimonio Arquitectónico (GIR-DARPA), de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Valladolid.

El programa incluye el reconocimiento y toma de datos de un conjunto significativo de bodegas del casco urbano, la realización de ensayos de laboratorio del terreno, así como la identificación y localización de redes de saneamiento y abastecimiento de la zona de actuación.

También se elaborará una serie de propuestas de uso y un plan de difusión.

El resultado de los trabajos será difundido en una exposición, acompañada por la edición de un catálogo y una jornada de conferencias. “La documentación obtenida se compilará para la edición de un libro que ayude a comprender la realidad de las bodegas excavadas dentro del marco histórico de la villa de Simancas”, recalca Jové.

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

La Olmeda presenta ‘CVLTVRO 2024’ con más de 60 actividades de cultura e historia

‘CVLTVRO’. Mosaico Cultura Villa Romana La Olmeda se desarrollará desde este mes de abril hasta el 15 de diciembre. Su amplio programa está formado...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Música y vino se darán la mano en el Día Pruno de Finca Villacreces

Con tres meses de adelanto, Finca Villacreces pone a la venta las entradas para la séptima edición del Día Pruno. El sábado 22 de...