spot_img
spot_img

Cueva del Cobre, la gruta del Pisuerga

Con un desnivel de 400 metros, la ruta de la Cueva del Cobre nos acerca al nacimiento del Pisuerga. Caminaremos bajo la mirada de picos elevados, a través de uno de los rincones más ocultos y sorprendentes de la provincia de Palencia

 

Ricardo Ortega

Las aguas del Pisuerga se fusionan con las del Duero, les dan cuerpo y volumen, en el paraje de Pesqueruela, en el municipio de Simancas. Es un espacio tranquilo, luminoso, en el que cuesta hacerse a la idea de cómo nacen ambos cursos de agua; el Duero, en los pinares elevados de los populares y bien conocidos Picos de Urbión. El Pisuerga, en el confín más remoto e inaccesible de la provincia palentina, en las faldas del pico de Valdecebollas.

montaña-palentina

Merece la pena dirigir nuestros pasos hacia este espacio casi anónimo, apenas conocido por los aficionados al montañismo. Centraremos nuestra atención en un fenómeno curioso y, también, desconocido: las aguas del Pisuerga desaparecen en Valdecebollas y salen a la superficie tres kilómetros más abajo.

¿Dónde emerge ese río que atravesará las provincias de Palencia y Valladolid a lo largo de 282 kilómetros? Lo hace en el paraje único de la Cueva del Cobre, el lugar donde a lo largo de los siglos se asignaba el nacimiento del río.

Para conocer los secretos de esta cueva, verdadero paraíso para los aficionados a la espeleología, debemos poner el norte hacia Santa María de Redondo, en la comarca (y municipio) de La Pernía. Partimos desde Cervera de Pisuerga y tomamos la carretera CL-627 en dirección al puerto de Piedrasluengas. Tras pasar la localidad de San Salvador de Cantamuda, capital de La Pernía, se toma la desviación a la derecha que asciende a los pueblos de Tremaya, San Juan de Redondo y, por fin, Santa María de Redondo.

Aquí se deja el vehículo y se continúa por praderas y bosques, siguiendo el itinerario que a lo largo de miles de años ha dibujado el propio río.

Comprobaremos que la mejor época del año para andar la senda es el otoño, dado el impresionante colorido que nos acompaña.

Tanto a la subida como en nuestro regreso nos admiraremos de la presencia -lejana- de los Picos de Europa. También nos acompañan en nuestro caminar hermosas laderas de robles, hayas y rebollos.

Estamos cometiendo la osadía de adentrarnos en la sierra de Peña Labra en un desnivel de 400 metros, en una ruta que nos llevará cerca de tres horas. Cuando hayamos ganado altura nos daremos cuenta de que, en realidad, hemos dejado nuestro vehículo en un antiguo circo natural circundado por picos elevados que nos separan de Cantabria. Peña Labra, Tres Mares, Cuchillón…

El principal trecho que recorremos es una senda de más dos kilómetros, abierta entre la maleza, quién sabe si por los mismos excursionistas que nos han precedido. Tomaremos una senda a nuestra derecha hasta encontrarnos con la entrada a la Cueva del Cobre, tan grande que parece excavada por un gigante.

El interior de la cueva merece una visita, aunque apenas podemos asomarnos; ir más allá requeriría un equipo específico y la compañía de un monitor. Después del descanso, podemos desandar lo andado y seguir hacia nuestra derecha. Una senda en zig-zag nos devolverá a Santa María de Redondo.

CUEVA DEL COBRE
Duración: 3 horas
Distancia: 13 km.
Desnivel: 400 metros
Dificultad: Media


———————————–

Reportaje gráfico: Beatriz Ortega y Jesús Alonso

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

Un concierto en el Monasterio de Guisando, el plan perfecto para este verano

El Antiguo Monasterio de San Jerónimo de Guisando (Ávila) celebrará el próximo 22 de junio un concierto de viento a la luz de la...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Ribera Del Duero: el tercer destino enoturístico más visitado de España

La Ruta del Vino Ribera del Duero reafirma su lugar como una de las tres rutas enoturísticas más populares de España, recibiendo un total...