spot_img
spot_img

Patatas únicas con sabor a familia y tradición

Por la década de los años 30, los siete hermanos Catalán Izquierdo ayudaban en la tienda familiar, y a su vez los más mayores acompañaban a su padre Cosme en sus viajes en tren desde Medinaceli (Soria) con destino a Aragón para comprar fruta y transportarla para después venderla por los pueblos cercanos.

Tras los años difíciles de la guerra y la posguerra, y ya en tierras de Guadalajara el pequeño negocio familiar comienza su expansión con la apertura de una segunda tienda en la localidad de Alcolea del Pinar a lo que siguió la adquisición de una camioneta con la que dar soporte a las biclicletas con un pequeño remolque atrás que, hasta ese momento repartían fruta por las localidades de la zona, y la posterior adquisición de varios camiones para la distribución comarca.

Avance tras avance, se dieron cuenta del potencial de la huerta de Valencia y empezaron a comprar en origen más productos, tomates, verduras, etc.
Y de este modo, comerciar con ellos en su habitual zona de actuación hasta que en 1976 se trasladan a Madrid en el Mercado Central de Patatas y posteriormente llegan a Mercamadrid para crecer hasta asentarse en 1.988 en una parcela del polígono industrial de Getafe, donde construyen las instalaciones que ya se han convertido en su sede principal, el centro neurálgico de Patatas Catalán.

Muchas han sido las idas y venidas de esta familia hasta consolidarse, formando actualmente un grupo de empresas y cinco generaciones después, se dedican de manera profesional a la producción y suministro, entre otros productos, de patatas de primera calidad tanto para el consumo nacional como la exportación.

Un crecimiento progresivo que les ha posicionado como uno de los mayores operadores de patata de nuestro país. Todo ello con un centro de manipulación, logística y envasado en Getafe (Madrid), junto con los dos puestos de venta en Mercamadrid, además de cuatro almacenes más de aprovisionamiento con cámaras frigoríficas de conservación en Aranda de Duero (Burgos), El Carpio (Valladolid), Burgos y Orihuela (Alicante).

Un producto que se ha convertido en la estrella de la compañía, gracias a que seleccionan la mejor variedad de patatas para freír, con una producción 100% nacional. Todo, bajo una cuidada clasificación y conservación del producto, lo que les permite ser los únicos que garantizan un suministro de patata nueva y de calidad que se mantiene a lo largo de todo el año, y que garantizan en cada proceso sus más de 80 trabajadores.

La importancia en la selección en cuanto a variedad, zonas de cultivo, recogida, almacenamiento y logística convierten a Patatas Catalán en una empresa de confianza que además ha sabido adaptarse a los tiempos y por ello, a diario recibe decenas de pedidos online que llegar directamente, y sin gastos de envío, a cualquier hogar o establecimiento de nuestro país.

Muchos son los profesionales culinarios que ya han confiado en esta patata especial para freír por su gusto y singularidad. Esta patata con sabor a familia, de origen soriano, y que ha logrado expandirse más allá de nuestras fronteras es, sin duda, una oda al sabor de lo nuestro. Un gusto inconfundible que no hace sino ganar con el paso de los siglos.

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

La Ruta del Vino Ribera del Duero suma 16 nuevos adheridos y se reafirma como la que tiene más oferta de España

La Ruta del Vino Ribera del Duero sigue aumentando su oferta con nuevos establecimientos que suman en total 239 servicios, reforzando a la entidad...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Sanclodio 2023 se presenta en primicia en la cata con motivo de los Goya

La nueva añada de Sanclodio 2023 llega a Valladolid desde tierras gallegas y lo hace por la alfombra roja en una cata especial en...