spot_img
spot_img

‘Al Estilo del País’: una exposición que repasa la moda del siglo XIX a través de los Hermanos Bécquer

El Museo del Traje Popular hace un recorrido a través de un centenar de piezas de vestir, joyas y otros atuendos fechados entre 1830 y 1870

¿Cómo era la vida del siglo XIX? ¿Cómo se vestía en los pueblos, aldeas, en el campo y en las ciudades de provincia? ¿Cuáles eran las tendencias en la moda de la alta burguesía en las ciudades y en las fiestas de la corte? A estas y muchas otras preguntas quiere responder la nueva exposición Al estilo del país‘, en el Museo del Traje Popular de Morón de Almazán (Soria).

Un recorrido que, a través de los estudios que realizaron los Hermanos Bécquer (el poeta Gustavo Adolfo y el pintor Valeriano), nos muestra cómo eran de modernas y de arcaicas las modas y estilos de vida de mediados del siglo XIX.

‘Al estilo del país’ es una retrospectiva etnográfica de la forma de vestir del siglo XIX. El pintor Valeriano Bécquer y su hermano el escritor (poeta, periodista y ensayista) Gustavo Adolfo fueron verdaderos documentalistas de las formas de vida de zonas como Ávila, Madrid, Soria, comarcas de Aragón, Andalucía y el País Vasco.

Y así lo dejaron plasmado en sus trabajos artísticos: grabados, pinturas, columnas periodísticas y otros escritos, convirtiéndose en “cronistas de moda” de la época. Hoy, el Museo del Traje Popular de Morón de Almazán sorprende de nuevo con una muestra que recupera esa indumentaria del siglo XIX que en su momento llamó la atención tanto al pintor Valeriano como al escritor Gustavo Adolfo Bécquer.

Los hermanos Bécquer viajaron por varias zonas de España, principalmente por tierras del Moncayo y Somontano de Aragón, el abulense Valle de Amblés y por la mayoría de las comarcas de Soria gracias a una beca estatal que consiguió Valeriano por la que debía estudiar y documentar las diversas costumbres que se encontraba.

Estos viajes hicieron que los artistas se convirtieran en grandes retratistas (uno con la pintura y otro con la pluma) del paisaje y paisanaje de las zonas por donde viajaban y que recogieran los usos y costumbres, las formas de vestir, de hablar, las fiestas, las leyendas de estas zonas.

Fruto de estos viajes son la decena de cuadros que se custodian en el Museo del Prado, junto a centenares de grabados que se publicaron en la prensa de la época y otros dibujos que están en diversos museos nacionales e internacionales. Estas imágenes pictóricas de Valeriano junto a las crónicas y cartas de Gustavo Adolfo Bécquer son la base de este curioso viaje en el tiempo.

La exposición recoge, por un lado, ese vestir “a la moda” de la Corte y de las grandes ciudades. Gustavo Adolfo, como periodista de mediados del siglo XIX, hablaba en sus escritos sobre las influencias europeas en el vestir, en el estar y en lo que rodeaba a las familias más poderosas y adineradas de Madrid.

Sus artículos y columnas de socialité, de fiestas, estrenos de teatro, cafés, bailes y paseos son el mejor reflejo de esos trajes protocolarios de sastres y modistas, de nuevas formas de escotes, talles, mangas y volúmenes en las mujeres, de modernos chalecos, fracs, levitas y sombreros en los hombres.

Una representación del vestir de la alta sociedad que puede verse en esta exposición, gracias a una decena de atuendos de estar, paseo o fiesta. Diversos trajes completos a la moda romántica de entre 1850 y 1870 realizados en seda y otros tejidos de lujo y donde no faltan polisones, corsés y delicadas puntillas.
Sin olvidarse del vestir, de riguroso negro, solemne y sobrio, durante las fiestas religiosas y fechas devotas como la Semana Santa o de complementos como guantes, sombrillas o mantillas.

Pero el mayor valor y aporte de los Hermanos Bécquer a la moda fue el exhaustivo trabajo etnográfico que hicieron sobre las tendencias populares y arcaicas, lo que se conocía como vestir al estilo del país. De aquí el título de esta exposición.

Los trajes al estilo del país que se pueden contemplar son conjuntos completos tanto masculinos como femeninos que son herencia de épocas pasadas que hundían sus raíces en tiempos remotos como el medievo (jubones, cruzados, capas, sayas…) y que eran realizadas con materias primas locales.

Pero también puede verse cómo esta moda fue evolucionando y modernizándose durante el siglo XIX hacia ropas más cómoda y con influencias de las grandes ciudades y de Europa. Una treintena de conjuntos que muestran el vestir popular durante el siglo XIX. Entre las muchas piezas de gran valor artístico y etnográfico se destaca la capa de pastor de Villaciervos de curioso color blanco. La muestra se completa con elementos de joyería, indumentaria infantil, ropa interior y diversos usos y formas de colocar esas prendas.

“Esta exposición única es un verdadero tratado de antropología de las comarcas de Castilla y de Aragón, zonas que recorrieron los hermanos Bécquer como las Tierras del Moncayo, la zona de Almazán, comarcas de Ágreda y Tarazona, el páramo de Villaciervos, Tierras del Burgo o el abulense Valle de Amblés.

Lugares donde conocieron a gentes que les abrieron sus casas, sus estilos de vida y que ellos plasmaron en sus crónicas periodísticas, en sus grabados y pinturas. Todo ello unido forma uno de los manuales de usos y costumbres más importantes de España durante el siglo XIX”, nos cuenta Enrique Borobio, comisario de la exposición.

El Museo Provincial del Traje Popular tendrá abierta la exposición ‘Al estilo del país’ hasta finales de 2021 y pretende volver a ser parada obligada y referente para los amantes de la moda, la antropología y la historia de la indumentaria. Con esta actuación, la Diputación de Soria, a través del Museo, quiere completar su vocación de recoger, conservar y estudiar la indumentaria popular soriana, para volver a colocarse en la primera línea de la historia del traje.

El Museo del Traje Popular ocupa el Palacio de los Hurtado de Mendoza, perfectamente rehabilitado como espacio museístico, ubicado en la Plaza Mayor de Morón de Almazán, uno de los conjuntos urbanísticos renacentistas más bellos de España.

Esta exposición corrobora que un espacio cultural situado en un pequeño pueblo, de apenas 200 habitantes, puede realizar y presentar una de las muestras más destacada y de primer orden dentro del panorama cultural actual, lo que demuestra el potencial social y cultural de las zonas rurales españolas. Estará abierta al público hasta finales de 2021.

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

Diez libros optan al XXI Premio de la Crítica de Castilla y León

El Palacio de la Isla, en Burgos, ha dado a conocer los diez títulos finalistas del XXI Premio de la Crítica de Castilla y...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Sanclodio 2023 se presenta en primicia en la cata con motivo de los Goya

La nueva añada de Sanclodio 2023 llega a Valladolid desde tierras gallegas y lo hace por la alfombra roja en una cata especial en...