spot_img
spot_img

Más de cinco milenios de reposo en las Loras de Burgos

La comarca burgalesa de las Loras tiene mil atractivos capaces de cautivar al visitante. Es imposible que sus valores geológicos, medioambientales y patrimoniales de todo tipo pasen inadvertidos. Los monumentos megalíticos suponen una de las señas de identidad de esta comarca tan singular. El dolmen de La Cotorrita, muy cerca de la localidad de Porquera de Butrón, es una cita casi obligada por lo accesible del lugar y por lo que significa.

Tan fácil de llegar que, a pesar de hallarse coronando una pequeña loma entre fincas de cereal, es posible aparcar el coche a solo dos minutos de camino hasta este monumento megalítico con 5.500 años de antigüedad. Yendo de Porquera de Butrón al alto de la Mazorra sale a la derecha, nada más pasar el pueblo, un camino de concentración con la señalización correspondiente al enterramiento. Es recomendable dejar el vehículo cerca del depósito de agua o del abrevadero y continuar a pie. El paseo es corto y gratificante para el observador del paisaje. El cereal y los robledales dominan una orografía variopinta.

En el borde meridional de una meseta, que se ubica en el centro de una pequeña cubeta, está el dolmen. Cuando consta que se excavó, en 1969, estaba arrasado. La creencia asentada por la zona que en estas tumbas se ocultaba un gran tesoro envuelto en piel de buey; una leyenda que propició la destrucción de muchos de ellos. Alrededor sí se conservaban lajas de piedra en un círculo que parecían delimitarlo. El corredor, que fue restaurado entonces, estaba hundido.

Gran cantidad de huesos dispersos, pertenecientes al menos a quince individuos, había allí. Todo está detallado en el panel informativo que hay junto al túmulo. El hallazgo antropológico más importante fue un enterramiento, en posición fetal, acompañado por un cuenco liso de cerámica. Fue localizado en el punto de encuentro entre la cámara y el corredor.

Tenía, además, un abundante ajuar neolítico integrado por una colección de cuchillos de sílex, un punzón de hueso y dos hachas pulimentadas de ofita.

Dolmen de Corredor

La Cotorrita pertenece a los dólmenes de corredor. Se caracterizan por disponer de una cámara circular o poligonal y un largo pasillo de acceso. La estructura interna se levanta con grandes lajas de piedra enhiestas protegidas por un amontonamiento exterior, el túmulo, de tierras y piedras.

Es uno de los cinco dólmenes de las Loras junto al de Las Arnillas (aislado en medio de unas desnudas parameras), el túmulo de El Moreco (datado en el 3.200 a.C, y en las proximidades de la Hoya de Huidobro), La Cabaña (en los páramos altos de la comarca) y el sepulcro de Valdemuriel (el más antiguo de todos, de hace más de 5.700 años).

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

Siete pueblos de Valladolid que no te puedes perder

Ricardo Ortega Los pueblos de la provincia de Valladolid no solo albergan iglesias, conventos, museos y calles empedradas. Acogen también un patrimonio inmaterial y una...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

CM Prestigio recibe el Gran Bacchus de Oro

Uno de los vinos más reconocidos de Bodega CM de Matarromera acaba de alzarse con el máximo reconocimiento del Concurso Internacional Bacchus. CM Prestigio...