spot_img
spot_img

El Monasterio de Santa María de Rioseco vuelve ya a la vida

Hasta enero de este año no ha sido declarado Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de Monumento, atendiendo al propio carácter y ubicación como instrumento de preservación de la valiosa relación existente entre el edificio y el medio físico del burgalés Valle de Manzanedo en el que se ubica el Monasterio de Santa María de Rioseco.

Parece que siempre ha estado escondido de todo, aunque nunca ha sido así. La carretera, entre Incinillas y Cidad de Ebro pasa a pocos metros, pero toda la atención la atrae el Ebro. La orografía y la vegetación lo ocultan a las primeras miradas. El monasterio, ladera arriba y al otro lado, permanece invisible. Ajeno a casi todo hasta que el colectivo Salvemos Rioseco se puso a trabajar en firme para recuperar este monasterio cisterciense de principios del siglo XIII.

Por fin parece que comienza a ver la luz. Los voluntarios proyectan la rehabilitación de la antigua casa parroquial para acondicionarla como hospedería y acompañan a los visitantes. Les comentan su proyecto solidario para recuperar el monasterio. Retirar la maleza que lo dominaba y techar las estancias sin cubierta se han llevado la mayor parte de los esfuerzos de los voluntarios durante el último decenio, de los recursos económicos que recaudado y de las aportaciones de la Administración regional.

La Sala Capitular y la iglesia eran las únicas que habían mantenido las bóvedas. La restauración fue finalista en 2018 del Premio Internacional AR&PA de Patrimonio.

monasterio-rioseco-burgos

Santa María de Rioseco ha estado en tres ubicaciones anteriodres de la actual. En 1139 el rey Alfonso II se lo entregó al monje Cristobal en Quintanajuar, entre Cernégula y Masa. por 1184 se establecieron en San Cipriano de Montes de Oca, en La Rioja, por deseo de Alfonso III. Ya comenzado el siglo XIII se mudaron a Manzanedo, cerca de donde ahora, junto a un arroyo paralelo a la carretera de San Martín del Rojo. En 1236, con la excusa de que una inundación lo había destruido, se trasladaron al lugar actual, más alto.

Durante los siglos XVI y XVII vivió su mayor bonanza económica, que inició el declive en el siguiente centenario. Los soldados de Napoleón saquearon la cilla durante la Guerra de la Independencia y exclaustraron a los monjes. Las desamortizaciones del XIX finiquitaron el monasterio.

monasterio-rioseco-burgos

El 11 de abril de 1849 lo compró Francisco Arquaga, que donó primero la iglesia y el claustro al Arzobispado para más tarde cederle toda la ruina. La iglesia funcionó como parroquia hasta las últimas décadas del siglo pasado.

La iglesia, el claustro, la sala capitular y la cilla reúnen algunos de los elementos arquitectónicos más relevantes de santa María de Rioseco. El monasterio ha sufrido constantes remodelaciones, aunque sí es posible destacar tres periodos muy diferenciados entre sí. Al cisterciense corresponde la iglesia, caracterizada por la sobriedad ornamental. De la etapa renacentista data el comienzo de la sala capitular y la contratación del claustro.

A lo largo de todo el monasterio podemos contemplar también elementos de la época barroca. Además de puertas y decoraciones en molduras y cornisas destacan los dos arcos en esviaje entre las capillas laterales y la principal.

monasterio-rioseco-burgos
spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

Siete pueblos de Valladolid que no te puedes perder

Ricardo Ortega Los pueblos de la provincia de Valladolid no solo albergan iglesias, conventos, museos y calles empedradas. Acogen también un patrimonio inmaterial y una...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

CM Prestigio recibe el Gran Bacchus de Oro

Uno de los vinos más reconocidos de Bodega CM de Matarromera acaba de alzarse con el máximo reconocimiento del Concurso Internacional Bacchus. CM Prestigio...