spot_img
spot_img

Canalejas de Peñafiel, una lanzadera a la Ribera

A solo diez kilómetros de algunas de las grandes bodegas de la comarca, la localidad trabaja por no perder identidad y por abrirse a un visitante que busca paisaje y naturaleza. Nueve casas rurales acogen a grupos de turistas atraídos por el vino y la cocina tradicional

El vino y la gastronomía son algunos de los reclamos para hacer una escapada a Canalejas de Peñafiel, una localidad que ofrece tranquilidad y naturaleza en el tramo final del río Duratón. Aquí la actividad cultural se prolonga a lo largo de todo el año, con actuaciones musicales de diferentes estilos y con otro tipo de espectáculos, como el teatro, siempre con la mirada puesta en animar la vida de esta localidad de más de 250 habitantes.

“Sobre todo pensando en aquellos vecinos de más edad, que lo tienen más difícil para acercarse a la ciudad y que también tienen derecho a acceder a la cultura”, como señala el concejal de Turismo, Pedro Antona, para quien la actuación municipal tiene a los vecinos como principales destinatarios, si bien con la mirada abierta a los visitantes que recibe la localidad durante los doce meses.Canalejas2

Canalejas cuenta con nueve casas rurales y con dos restaurantes de renombre, como Casa Aurelio (mesón y hostal especializado en bacalao, carnes guisadas y arroces) y el bar restaurante Tolín, cuyas especialidades son rape, pollo de corral, arroz con bogavante, bacalao al pil-pil y diferentes paellas. Completa la propuesta culinaria una carnicería asador con entrega a domicilio y una tienda de ultramarinos bien surtida. La localidad cuenta con piscina municipal y con unas instalaciones deportivas que suman frontón, tenis, baloncesto y pádel, “que suponen atractivos adicionales para el visitante”. Lo mismo cabe decir de elementos patrimoniales como la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que luce orgullosa restos del periodo románico.

De allí parte, el primer sábado de julio, la romería de la Virgen del Olmar, a la que acude numeroso público del pueblo y alrededores. Al son de las jotas, se baja a la Virgen de la iglesia a la ermita, donde se celebra una misa, se come al aire libre y se baila antes de subastar los palos de las andas para meter al templo la imagen de la Virgen y colocarla en su trono.

Todo ello hace de Canalejas un atractivo destino de turismo rural, además de una buena lanzadera para aquellos interesados en el enoturismo: en un radio de diez kilómetros se encuentran Peñafiel, el Museo Provincial del Vino y algunas de las grandes bodegas de la Ribera.

La visita a este rincón del Duratón brinda, además, la posibilidad de conocer cómo es la lucha de una pequeña localidad por no perder identidad. Ni habitantes. De ahí las iniciativas para diversificar la economía y los servicios, como en el caso de la residencia de personas mayores, con capacidad para unos 60 residentes y que supone un ejemplo de iniciativa que genera empleo femenino, “sin el que no hay futuro para el medio rural”, señala Antona.

Canalejas1

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

Grajal de Campos, el señor del adobe

Ricardo Ortega La talla imponente de los edificios públicos destaca en las calles silenciosas de Grajal de Campos entre viviendas de dignidad humilde y limpia. Es...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Los vinos de Ribera y Arlanza superan el reto de la sequía de 2023

La DO Arlanza califica la añada como Excelente, mientras para el Comité de Cata de la Ribera la cosecha del año pasado recibe la...