spot_img
spot_img

La Olmeda: 50 años del Guggenheim romano

Ricardo Ortega

La fecha del 5 de julio de 2018 está destacada en rojo en el calendario turístico de Castilla y León, además de en los almanaques de la arqueología romana de todo el mundo. Ese día se cumplen cincuenta años de que un agricultor de Saldaña, Javier Cortes, descubriera unas extrañas piedras en una de sus fincas, en Pedrosa de la Vega. Las piedras resultaron formar parte de un muro que protegía un gran mosaico, y este se integraba en una de las villas romanas mejor conservadas de la mitad norte peninsular. Acababa un largo sueño de 1.400 años y se desperezaba ante el mundo el yacimiento de La Olmeda.

Ajuar de la necrópolis norte.
Ajuar de la necrópolis norte.

Algo más triste es el otro aniversario que se celebra este año: el del fallecimiento, en 2008, de Javier Cortes. Diez años sin la presencia de una figura recordadísima. La de un agricultor, formado como ingeniero agrónomo en Madrid y por entonces alcalde de Saldaña, que dio un vuelco a su carrera profesional y a su vida para dedicarse a la investigación y la divulgación sobre este y otros yacimientos.

La actitud de Cortes fue de gran generosidad desde el primer momento. Comunicó el hallazgo a las autoridades, y al poco comenzaron las excavaciones, que fueron dirigidas durante dos décadas por el catedrático Pedro Palol. Su discípulo José Antonio Abásolo lideró las labores durante otros veinte años. Aunque en 1980 Cortes cedió a la Diputación de Palencia la titularidad del conjunto artístico, declarado BIC, nunca dejó de implicarse en su estudio y promoción.

Además de otros títulos y reconocimientos, a los que nunca dio gran importancia, fue académico de número del instituto Tello Téllez de Meneses. Falleció en marzo de 2008, hace ahora diez años y justo un mes antes de que La Olmeda reabriera sus puertas al público, amparada por la cubierta metálica que hoy sigue luciendo y que han llevado a que se conozca al yacimiento como el Guggenheim de la arqueología romana.

1.400 metros cuadrados de mosaico

El conjunto de La Olmeda, que terminó de construirse en el siglo IV de nuestra era, formaba un verdadero palacio de 3.000 metros cuadrados y disponía de cuatro grandes torres, dos cuadradas y dos octogonales. Se trataba de un gran edificio con dos partes: la vivienda y la zona de baños, que sorprende tanto por sus dimensiones como por las conducciones de agua. El desmoronamiento parcial de estas deja a la vista todos los secretos de las ‘saunas’ romanas. Esta parte del conjunto contaba con vestuarios, letrinas, baño frío y baños calientes.Olmeda

Sin duda es el conjunto de mosaicos lo que más destaca, con 1.140 metros cuadrados con motivos geométricos, vegetales y figurativos. Se cuentan siete escenas de caza con sorprendente realismo, donde los jinetes se enfrentan a leones, antílopes, un leopardo y un intimidatorio jabalí herido.

Con todo, la obra más destacada es la escena en la que Ulises acude a corte de Licomedes, rey de Skyros, para arrastrar a Aquiles a la guerra de Troya. Su marcha partió el alma a Deidamia, hija de Licomedes, y su dolor ha sido reproducido cientos de veces desde que una pluma anónima, posterior a Homero, añadiese esta página a la historia de la Guerra de Troya. Pero pocas obras han reflejado este episodio de amor y de guerra con tanta belleza como lo hace el mosaico de La Olmeda. Miles de teselas dan vida a los personajes en un tapiz pétreo de 275 metros cuadrados, que forma el mayor tesoro de esta mansión del bajo Imperio. 4 Invierno

Han pasado cincuenta años desde el descubrimiento y todavía no se conoce la dimensión exacta de los restos de la villa.
Además del enclave propiamente dicho, la investigación se ha ampliado a diferentes enterramientos del entorno, uno de ellos con 600 tumbas. Los restos encontrados en ellos forman el contenido del actual museo ubicado en la iglesia de San Pedro, en Saldaña.

Una estructura de 700 toneladas

Fue un amargo capricho del destino que Javier Cortes falleciera cuando faltaba un mes para que se estrenara la infraestructura que hoy protege el yacimiento; un cerramiento de los restos por medio de una moderna estructura metálica de acero ‘corten’ de tono rojizo, similar a los colores ocres del paisaje de la vega saldañesa.

La cubierta que protege la villa es otro de los llamativos elementos incorporados. Esta estructura metálica, de 700 toneladas de peso y compuesta de pequeños rombos de hierro, se soporta sobre cuatro pilares y un muro de hormigón para no interferir en la visión del yacimiento.6 olmeda1

Para comprender la importancia de las villas romanas se deben atender las explicaciones de los guías del yacimiento, que definen a estos complejos como explotaciones agropecuarias que se entregaban a personas que habían prestado servicios de relevancia al Imperio. El declive de las ciudades llevó al auge de este tipo de explotaciones, en las que el señor no solo era propietario absoluto, sino que además impartía justicia entre las personas que dependían de él. Como un avance embrionario de lo que sería el feudalismo.

Las explicaciones se desarrollan a lo largo de la visita al conjunto excavado, dividido en dos partes unidas por un pasillo: por un lado el edificio principal, de casi 3.000 metros cuadrados y utilizado como vivienda. Se trata de un edificio regular y simétrico según un eje norte-sur, con una planta cuadrada en torno a un patio central (peristilo) rodeado de accesos a las distintas estancias. Por otro lado, los baños son una lección sobre el concepto que tenían los romanos respecto al agua. Un recurso turístico que nos brinda una gran lección sobre la Europa de hace quince siglos.

palencia 99.tif

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

Un secreto soriano con milhojas y nata

Dentro de los embajadores de la gastronomía de Soria hay uno que es dulce y que no falta en las mesas de celebraciones o...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

«Europa necesita apoyar de verdad el consumo de leguminosas»

Con motivo del Día Mundial de las Legumbres, que se celebra el 10 de febrero, el presidente de la Asociación de Legumbristas de España...