spot_img
spot_img

La Olmeda asombra al mundo medio siglo después

Este año se cumple medio siglo de que un agricultor de Saldaña, Javier Cortes, descubriera por casualidad el mayor conjunto de mosaicos romanos de la mitad norte peninsular. Hoy la villa romana de La Olmeda se ha convertido en uno de los referentes turísticos de la provincia de Palencia

Ricardo Ortega

Una de las historias que nos legó la cultura griega cuenta que, para mantenerse alejado de la Guerra de Troya, Aquiles se refugió en la corte de Licomedes, rey de Skyros, donde permaneció disfrazado de doncella. Ulises fue a buscarlo ataviado como vendedor de joyas y ropas femeninas, entre las que ocultó un escudo y una lanza.

Cuando Aquiles, siguiendo su instinto guerrero, tomó las armas, Ulises le descubrió y le convenció para unirse a la campaña. Su marcha partió el alma a Deidamia, hija de Licomedes, y su dolor ha sido reproducido cientos de veces desde que una pluma anónima, posterior a Homero, añadiese esta página a la historia de la Guerra de Troya.

la olmeda, javier cortesPocas obras habrán reflejado este episodio de amor y de guerra con tanta belleza como lo hace el mosaico de la villa romana de La Olmeda, en Pedrosa de la Vega (Palencia). Miles de teselas dan vida a los personajes en un tapiz pétreo de 275 metros cuadrados, que forma el mayor tesoro de esta mansión del bajo Imperio y uno de los más destacados restos romanos de la Península Ibérica.

Que esta obra colosal, en la que Aquiles exhibe su fuerza mientras su amante lo abraza por la cintura para retenerlo, permanezca en el mismo lugar en que fue realizado hace más de 1.600 años es casi un milagro, que solo se explica por la personalidad de su descubridor, el filántropo Javier Cortes.

Los restos de la villa salieron a la luz el 5 de julio de 1968, cuando dos agricultores, Avelino Palacios y el propio Javier Cortes (ingeniero agrónomo de formación y, en aquel momento, alcalde de la vecina localidad de Saldaña), tropezaron con un bloque de piedra que resultó corresponder a un muro.

mosaico la olmedaDecidieron excavar y, a medio metro, toparon con lo que parecía una piedra, que presentaba pequeños dibujos. Habían descubierto el primero de una serie de mosaicos que forman el mayor conjunto de este tipo de arte en la mitad norte de España, un hallazgo que marcó un antes y un después en la vida de Cortes.

Comunicó el hallazgo a las autoridades y comenzaron las excavaciones, que fueron dirigidas durante dos décadas por el catedrático de la Universidad de Valladolid Pedro Palol. Su discípulo José Antonio Abásolo lideró las labores durante otras dos décadas.

Aunque en 1980 Cortes cedió a la Diputación de Palencia la titularidad del conjunto artístico, declarado Bien de Interés Cultural, nunca dejó de implicarse en su estudio y promoción. Además de otros títulos y reconocimientos, a los que nunca dio gran importancia, Javier Cortes fue académico de número del instituto Tello Téllez de Meneses. Falleció en marzo de 2008, justo un mes antes de que La Olmeda abriera de nuevo sus puertas al público.

antigua 3

Han pasado cincuenta años desde el descubrimiento y todavía no se conoce la dimensión exacta de los restos: además de la villa propiamente dicha, la investigación se ha ampliado a tres enterramientos del entorno, uno de ellos con 600 tumbas. Los restos encontrados en ellos forman el contenido del actual museo ubicado en la iglesia de San Pedro de Saldaña.

A medida que las excavaciones crecían, lo hacía también su protección. Hasta 2005 una sencilla construcción cubría el yacimiento frente a las inclemencias meteorológicas, pero ese año se iniciaron las obras del nuevo complejo, que hace una década volvió a abrir sus puertas.

La nueva infraestructura, bautizada como “el Guggenheim de la arqueología romana”, modifica de forma espectacular el aspecto del yacimiento, con un cerramiento de la villa romana mediante una moderna estructura metálica de acero ‘corten’ de tono rojizo, similar a los colores ocres del paisaje de la vega saldañesa.

La cubierta que protege la villa es otro de los llamativos elementos que se han incorporado. Esta estructura metálica, de 700 toneladas de peso y compuesta de pequeños rombos de hierro, se soporta sobre cuatro pilares y un muro de hormigón para no interferir en la visión del yacimiento.

la olmeda publicoDicho esto, recordemos que la estrella es el contenido, y no el continente. Para comprender la importancia de esta villa romana se debe atender las explicaciones de los guías del yacimiento, que definen a estos complejos como explotaciones agropecuarias que se entregaban a personas que habían prestado servicios de relevancia al Imperio. El declive de las ciudades llevó al auge de este tipo de explotaciones, en las que el señor no solo era propietario absoluto, sino que además impartía justicia entre las personas que dependían de él.


Se cuentan siete escenas de caza con sorprendente realismo, donde los jinetes se enfrentan a leones, antílopes, un leopardo y un intimidante jabalí herido


El conjunto de La Olmeda, que terminó de construirse en el siglo IV de nuestra era, formaba un verdadero palacio de 3.000 metros cuadrados y disponía de cuatro grandes torres, dos cuadradas y dos octogonales. Se trataba de un gran edificio con dos partes: la vivienda y la zona de baños, que sorprende tanto por sus dimensiones como por las conducciones de agua, cuyo desmoronamiento parcial deja a la vista todos los secretos de las ‘saunas’ romanas. Esta parte del conjunto contaba con vestuarios, letrinas, baño frío y baños calientes.

Sin duda es el conjunto de mosaicos lo que más destaca, con 1.140 metros cuadrados con motivos geométricos, vegetales y figurativos. Se cuentan siete escenas de caza con sorprendente realismo, donde los jinetes se enfrentan a leones, antílopes, un leopardo y un intimidatorio jabalí herido.

Sobre estas escenas se representa el episodio protagonizado por Ulises y Aquiles, rodeado por una gran cenefa con medallas que alternan retratos masculinos y femeninos, supuestamente pertenecientes a familiares del señor de la casa.

Pocas escenas de la mitología clásica disponen de semejante abrigo como esta escena en la que Ulises reclama a Aquiles, arrancándolo de los brazos de su amante.

Mosaico del Oecus

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

Grajal de Campos, el señor del adobe

Ricardo Ortega La talla imponente de los edificios públicos destaca en las calles silenciosas de Grajal de Campos entre viviendas de dignidad humilde y limpia. Es...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Los vinos de Ribera y Arlanza superan el reto de la sequía de 2023

La DO Arlanza califica la añada como Excelente, mientras para el Comité de Cata de la Ribera la cosecha del año pasado recibe la...