spot_img
spot_img

Diez vinos para tener muy en cuenta

Un grupo diverso de catadores, que cuenta con profesionales del sector y otras personas ajenas a él, catan algunos de los vinos más destacados de Castilla y León. Representantes de cinco ejemplares bodegas detallan cómo se han elaborado y cuál es su propósito para llegar a emocionar al exigente consumidor

Nunca es necesaria una excusa para degustar buen vino, pero a veces ayuda casi cualquier motivo. Las fechas que rodean al fin de año son pródigas en celebraciones y encuentros familiares y entre amigos, además de otras citas más protocolarias. Estamos pues en momentos en los que quizá esté más justificado que nunca compartir una copa de alguno de los muchos vinos de calidad de los que se elaboran en Castilla y León.

Esta publicación, Argi, ha realizado recientemente la cata de diez de ellos, que a buen seguro no defraudarán a nadie. Blancos y tintos. Son algunas de las propuestas de Belondrade, José Pariente, Bodegas Briego, César Príncipe y Bodegas La Horra. Y los catadores son Juan Useros (director de la Feria de Valladolid), Milagros Samaniego (sumiller), Alejandro de la Puente (gestor de empresas en Laboral Kutxa), Norie Hitomi (distribuidora internacional de vinos), Santiago García (gerente de restauración en Grupo Moga) y Fructuoso ‘Fortu’ Prieto (responsable de la vinoteca vallisoletana El Buen Gusto, donde se realizó la cata).

La prueba de la totalidad de los vinos supone más de tres horas de afable conversación entre quienes componen el comité de cata y los representantes de la bodegas. La curiosidad es constante por parte de unos y otros. La preguntas y las respuestas se suceden. Todos finalizan la sesión con más conocimientos sobre los vinos catados y con la sensación de haber probado algunos de los buenos de la región.

vinos cata

Bodegas José Pariente

Martina Prieto Pariente arrancó la presentación de los dos vinos que allí se cataron (cuvée especial y Verdejo Fermentado en Barrica 2016) dejando claro que en la bodega cada vez están más interesados en la viticultura. El Cuvée Especial Verdejo (24/25 euros en tienda) lo elaboran desde hace ya veinte años con uva de viñedo de verdejo con 90 años. Es un vino blanco de guarda pero sin madera, para el que utilizan huevos de hormigón.

“Puede ir con una carne perfectamente”, sentencia Fortu halagando el vino que acaba de degustar. “Cada vez hay más gente que pide blanco”, le respalda Milagros Samaniego, a la que su experiencia en el restaurante Don Pelayo acredita. “Es bueno para comer. Me gusta”, comenta también Alejandro de la Puente. “Lo tomaría incluso con caza”, añade Juan Useros. El gerente del Grupo Moga, para enfatizar que la propuesta no es nada descabellada, señala que en otros países comen pescado con un tinto complejo.


“Puede ir con una carne perfectamente”, sentencia Fortu halagando el vino que acaba de degustar. “Cada vez hay más gente que pide blanco”, le respalda Milagros Samaniego


Martina hace hincapié en lo laborioso que es todo el proceso para elaborar su Verdejo Fermentado en Barrica (18/19 euros en tienda). Necesita un control diario. Cada año es diferente el trabajo para que ese vino emocione siempre al consumidor. Predomina la fruta y la verdejo en un vino que ensambla la barrica sin que aparezca luego la madera.

cata_03Para Useros es más ligero que el Cuvée Especial. “Son distintos. No tiene que ver con el verdejo tradicional”, apunta. De la Puente coincide en que al apasionado del verdejo de toda la vida le gustará más el anterior. Fortu advierte de que aún es muy joven, que con diez años más será “un grandísimo vino”. Aquí se desata un intercambio de impresiones entre todos los concurrentes sobre los cambios que se han producido en la manera de elaborar vinos y lo difícil que es para el consumidor guardar muchos y en buenas condiciones.

Belondrade

Jean Belondrade, hijo de los fundadores de la bodega en La Seca, inicia la presentación de Quinta Apolonia 2016 (12 euros) enfatizando que busca estructura para equilibrar acidez y amargor. Según las características de cada mosto deciden cada año cómo vinificar. Se ensambla en barrica con otras fermentaciones de depósito. “Belondrade tiene mucha fama en Japón. Se consume”, argumenta una satisfecha Norie Hitomi. A Useros y De la Puente también les gusta, y destacan que es fresco y fácil de tomar. “Es muy armónico y muy elegante. No se nota la madera. Me ha gustado mucho”, abunda la sumiller. “Es elegante en boca”, agrega Santiago García.


“Belondrade tiene mucha fama en Japón. Se consume”, argumenta una satisfecha Norie Hitomi. A Useros y De la Puente también les gusta, y destacan que es fresco y fácil de tomar


El empeño de los Belondrade nació en Sevilla, donde tomaron por primera vez un verdejo. La acidez natural, la estructura y el amargor de estos vinos les encandiló. Tanto que apostaron por los terrenos de la DO Rueda para hacer realidad un sueño. Belondrade y Lurton 2015 (30 euros) está 100% fermentado de manera espontánea en barrica. La bodega trabaja con cinco toneleros diferentes de Francia. La añada son 350 barricas diferentes que luego se encajan como si fuera un puzle.

“Es perfecto para cenar tranquilamente. Me ha sorprendido porque no le noto la madera”, comenta el gestor de empresas en Laboral Kutxa. “La calidad de Belondrade es impresionante. La gente compraría más si duraran en el mercado. La marca me tiene sorprendido”, respalda el responsable de El Buen Gusto. También el director de la Feria de Valladolid está entusiasmado: “Tendría que buscar el momento para este vino. Y me guardaría una copa para sustituir el brandy y fumar un puro. Me gusta disfrutar…”. También García lo tomaría en una ocasión especial.

Bodegas César Príncipe

Afable y buen conversador. Y fiel a sus orígenes y al terruño. Como siempre. Ignacio Príncipe, defensor de que los buenos vinos se hacen en las bodegas y según el criterio enológico de cada uno, llevó dos tintos de tempranillo en vaso desde una tierra conocida por los rosados, como sucede con Fuensaldaña. El nombre de 13 Cántaros Nicolás (5,50 euros) surgió de las inscripciones en la pared de la bodega subterránea para recordar las deudas. Es un vino “honrado”, de fermentación corta para hacer este vino joven, sin aporte de madera.


“Es un vino excelente, con sabor agradable y recomendable para sorprender a algún amigo marquista”, propone Alejandro de la Puente. “Es fino y elegante”, resume la distribuidora internacional de vinos


Para Milagros Samaniego, tiene demasiado licor aunque resulta patente que la uva es buena. Useros lo califica como “buen vino”, aunque también avisa de que a él le gusta que “los vinos sepan a vino”. Santiago García lo considera fácil de beber y lo tomaría para comer o cenar, al igual que Hitomi. De la Puente lo ve ideal para chateo y acompañado de tapas.

El César Príncipe (20 euros) incluso va un poco más allá. Tiene catorce meses de barrica. “Me gusta mucho”, asegura de manera tajante la sumiller. “Destaca en las catas de la DO”, justifica Fortu. “Es un vino excelente, con sabor agradable y recomendable para sorprender a algún amigo marquista”, propone Alejandro de la Puente. “Es fino y elegante”, resume la distribuidora internacional de vinos.

Bodegas Briego

La familia lleva ya asentada siglo y medio en Fompedraza, un pequeño pueblo de Valladolid con la tradición vitivinícola de la DO Ribera del Duero, pero fue en 1992 cuando los hermanos Benito Hernando -Gaspar, Fernando y Javier- iniciaron el proyecto Bodegas Briego. El 40% de lo embotellado lo exportan. Cuidan el viñedo con mimo, aunque no incluyen la reseña de ‘ecológico’.


Es “serio y elegante” para la sumiller, “para entendedores de vino” según De la Puente, “en la tipicidad” para Hitomi y bueno para “comer o cenar” a juicio de García


Fernando Benito, el bodeguero, explicó el porqué del sugestivo nombre del Briego Infiel 2001 (45 euros). La versión extraoficial y la académica. Es un vino elaborado con la máxima libertad, que sale de fuera de lo prefijado. Atina en el gusto de Useros, aunque detecta en él demasiada madera. Norie Hitomi lo encuentra bien para comidas y que es elegante, bien elaborado y muy equilibrado. “Intenso y agradable” lo describe Samaniego.cata_02

Briego Fiel Edición Limitada 2009 (28 euros) es un coupage que nació para salir del concepto de los grandes reservas. Le dan el tiempo de barrica y botella que necesita la añada. 18.000 botellas. Es “serio y elegante” para la sumiller, “para entendedores de vino” según De la Puente, “en la tipicidad” para Hitomi y bueno para “comer o cenar” a juicio de García.

Bodegas La Horra

Miriam Marchena, responsable técnica de Bodegas La Horra, compartió en El Buen Gusto cómo el grupo de Bodegas Roda se asentó en la localidad burgalesa de Ribera del Duero para hacer algo un poco diferente con la tempranillo desde 2009. Disponen de 50 hectáreas -compran parte de la uva- para hacer 150.000 botellas de una producción clasificada como ecológica. “Son vinos de alta gama: vinos caros”, avanzan.

Corimbo 2013 (20/ 22 euros) tiene catorce meses de crianza sin abusar de la madera, fermentado en acero inoxidable y fácil de beber. “Es serio, largo y para comer de principio a fin. Les avala Roda”, resume Fructuoso. Según el criterio de Hitomi “todavía estará mejor dentro de cinco años”. De la Puente lo cataloga como “muy rico para catarlo en todo momento”. Incluso lo recomendaría y lo ve perfecto para regalar. “Es fácil de beber” para el gerente de Grupo Moga.


 “Es serio, largo y para comer de principio a fin. Les avala Roda”, resume Fructuoso. Según el criterio de Hitomi “todavía estará mejor dentro de cinco años”. De la Puente lo cataloga como “muy rico para catarlo en todo momento”


El otro vino de Bodegas La Horra en la cata, Corimbo I 2011 (35/ 40 euros) también tiene todavía margen para mejorar en botella a juicio de la distribuidora internacional de vinos. El gestor de empresas de Laboral Kutxa cree que está pensado para “una ocasión especial” con una buena comida. De viñedos con 70 años, es serio, complejo, con volumen y fruta. Para comer, que combina bien con un postre. “En boca tiene un sabor afrutado fuerte, pero con un fondo alcohólico también fuerte”, matiza Juan Useros.

La cata finalizó con una agradable conversación más distendida, en la vinoteca El buen Gusto. Cada uno acompañó a su parecer el embutido y queso del ágape con los diferentes vinos que poco antes ya habían degustado. Y se debatió lo humano y lo divino que atañe a la viticultura. Una conversación que, a buen seguro, proseguirá en el próximo encuentro.

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

El VII Foro de la Cultura llega al Teatro Calderón con un fin de semana consagrado a los relieves del humor

El VII Foro de la Cultura llega mañana a su escenario principal, el Teatro Calderón, donde, hasta el domingo, ponentes como Pantomima Full, Carlos...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Sanclodio 2023 se presenta en primicia en la cata con motivo de los Goya

La nueva añada de Sanclodio 2023 llega a Valladolid desde tierras gallegas y lo hace por la alfombra roja en una cata especial en...