spot_img
spot_img

Para casi todo… LEÓN

Cómo apetece recogerse en esta época, ¿verdad? Por mucho que nos guste el verano, a unos más que a otros, las primeras bajadas de temperatura invitan a mirar tierra adentro, sacar las primeras ropas de abrigo para aprovechar los momentos templados del día, y esa luz especial que vuelve locos a los amantes de la fotografía
Chelo Miñana, USU Turismo Expertise

Toque de ruleta y el destino quiere llevarnos hasta una comarca de tradiciones arraigadas, con un origen incierto por la cantidad de referencias históricas y las cientos de leyendas que giran alrededor de sus orígenes. Un territorio abrupto y escabroso, donde el frío es tan intenso en invierno como el calor en verano.

Escapar para acabar en el centro de la comarca de la Maragatería, en León. Pocas excusas hacen falta porque hay cientos de razones para disfrutar de este destino, ya sea porque hemos sentido la llamada de una aventura como el Camino de Santiago o porque la razón que mueve nuestros viajes es la gastronomía, o simplemente porque queremos descubrir -o hacer descubrir al que viene de fuera- un rincón de Castilla y León que resulta ideal para los que buscan historia, cultura y naturaleza.

Casa Pepa es uno de esos lugares donde el tiempo no se llega a parar pero pone el freno, quizá porque una vez cruzas la puerta de entrada de esta casona maragata del XVIII te olvidas de preguntar por la clave de la red wifi, y ya no te acuerdas de que te acompaña un teléfono móvil. Este singular alojamiento, que nos ha enamorado, se encuentra situado en Santa Colomba de Somoza, a 16 kilómetros de Astorga, próximo a los montes Teleno e Irago. Sorprende, al llegar a una población con apenas 100 habitantes, la espectacularidad y la buena conservación de las construcciones, entre ellas su ermita, que permiten conocer las características de la casa arriera y su evolución.

En una de esas construcciones de piedra, barro y madera se encuentra situado este hotel rural de seis habitaciones, que cuenta con una pequeña biblioteca, surtida con información sobre los maragatos que seguro atraerá nuestra atención, y con una antigua cocina y horno de leña que se ha acondicionado como espacio común y que traslada al visitante a épocas de antaño.

No es casualidad que la antigua cocina se haya convertido en uno de los rincones preferidos de las personas alojadas en el hotel, puesto que su actual restaurante es renombrado en la comarca, haciendo que muchos peregrinos se desvíen ligeramente de su camino para probar las delicias caseras que se ofrecen en sus menús, y que hacen gala de los productos y gastronomía locales. Tampoco podemos dejar de destacar su reputado cocido maragato, que siguiendo la filosofía y formas de hacer de la casa, se hace con cariño y mucho detalle.

Como casi siempre, la decoración, la comodidad de la cama, facilitar las necesidades técnicas (que muchas veces son obligación y muchas veces son vicio) o un desayuno de ensueño dan mucho, pero no serían nada sin el acompañamiento del trato y de un servicio atento y detallista.

Un lugar perfecto para perderse… o para encontrarse. En la manos de cada cual dejamos la posibilidad de ir con brújula o de dejarla en casa.


Fotografía: Casa Pepa, en la localidad maragata de Santa Colomba de Somoza

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

Gregorio Fernández en Medina de Pomar

¡De qué rostro más bello se ha valido el imaginero para representar la muerte del hombre! Nos deleita con un desnudo casi integral, en...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

Los vinos de Ribera y Arlanza superan el reto de la sequía de 2023

La DO Arlanza califica la añada como Excelente, mientras para el Comité de Cata de la Ribera la cosecha del año pasado recibe la...