spot_img
spot_img

Devoción, religiosidad y arte van de la mano

La Semana Santa de Castilla y León, caracterizada por su recogimiento y dramatismo, se ha convertido en un acontecimiento religioso, cultural y turístico que atrae un año detrás de otro a más visitantes. Tallas de artistas de primer nivel como son Juan de Juni, Berruguete o Gregorio Fernández salen a las calles de pueblos y ciudades para deleite del público

La Semana Santa de Castilla y León es una referencia fundamental en los ámbitos turístico, patrimonial y religioso. El sentimiento que se extiende por toda la geografía de la región, según se suceden pasos y procesiones, tiene personalidad propia. Se trata de una manifestación de profundo respeto. De un recogimiento singular, no exento de dramatismo, muy propio del carácter recio y austero de las gentes de la tierra castellana. Es la seña de identidad que distingue las conmemoraciones de la Pascua en la comunidad respecto a las numerosas celebraciones religiosas que tienen lugar en el resto de España durante las mismas fechas.

La rica imaginería de genios como Juan de Juni, Berruguete o Gregorio Fernández convierten las calles, además, en un museo de altos vuelos al aire libre. La tallas y pasos lucen al son de los tambores y con el acompañamiento de los cofrades como no lo hacen el resto del año. Una veintena de declaraciones de interés turístico –regional, nacional e internacional- atestiguan la enorme calidad de las celebraciones de la Pascua en la comunidad. El fervor y la sobriedad del público contribuyen a construir un ambiente que sobrecoge y que invita, cuando menos, a la reflexión.

Los turistas siguen encontrando atractivos que hacen de Castilla y León un lugar que merece la pena conocer. 2013 concluyó respecto al año  anterior con un incremento del 2,42% en el número de visitantes, para alcanzar casi seis millones. Los extranjeros crecieron un 10,9%, mientras que los llegados de otros lugares de España se incrementaron solo un 0,4%. Los meses estivales y los más próximos a este periodo –de mayo a octubre- son los que copan la mayor parte de este trasiego; agosto lideró el listado con 807.283 visitantes. Pero al margen del buen tiempo y las actividades propias de una climatología estacional más benigna, la Semana Santa de la comunidad ejerce como atractivo turístico de primer orden. Marzo fue el año pasado el séptimo mes del año en volumen de turistas, con casi medio millón de visitantes según los datos de la Junta de Castilla y León; un 21,9% más que en la misma época de 2012, cuando la Semana Santa coincidió con los primeros días de abril.

Diez años atrás, en 2003, la afluencia de foráneos durante el mes de las procesiones y vía crucis –marzo en esa ocasión- fue de 441.450 viajeros; 55.000 turistas menos. Es una cifra que denota un incremento significativo en los últimos años del interés por las representaciones y los actos religiosos que se celebran en los pueblos y ciudades de la región.

Salamanca y Burgos son las provincias que, de largo, encabezan el ranking de las que más gente reciben. León, Valladolid, Ávila, Segovia, Soria, Zamora y Palencia completan la lista por ese orden. Fueron 851.976 las pernoctaciones registradas por la administración regional en marzo del año pasado, de las cuales la gran mayoría (738.363) correspondieron a visitantes españoles.

Así, las más de 148.000 plazas disponibles como alojamiento (hoteles, hostales, pensiones, campamentos y turismo rural) registraron una ocupación cercana al 21%; 30,9% en el caso de los hoteles. El aumento en número de pernoctaciones respecto a marzo de 2012 –la Semana Santa fue ese año en abril- alcanza un 28,3%. Es innegable que la Pasión le reporta buenos ingresos al sector turístico.

[…]

Ávila

La Semana Santa abulense -recién declarada de Interés Turístico Internacional- cuenta con el espectacular escenario de su muralla medieval. Procesiones como la del Cristo de la Buena Muerte recorren la ciudad en torno al monumento. La consejera de Cultura y Turismo de la Junta, Alicia García, ejerció de pregonera el 4 de abril en el auditorio de San Francisco.

Pasos procesionales como el Cristo de la Ilusión, el de la Agonía, Jesús de Medinaceli, Nuestra Señora de la Esperanza, la Virgen de las Lágrimas y otras tallas del XVI ponen de manifiesto la calidad de los imageneros castellanos, que supieron reflejar la intensa emoción de cada escena de la semana de Pasión. Procesiones con siglos de tradición como la del Cristo de las Batallas, iluminan con antorchas las primeras horas del Jueves Santo.

La procesión del Via Matris da inicio al programa el Viernes de Dolores, con el paso del Santísimo Cristo de los Afligidos y Nuestra Señora de la Paz. El Cristo es el único de Ávila que procesiona con la cruz inclinada, en vez de la acostumbrada cruz vertical.

[…]

08_semana_santa_03_valladolid

Valladolid

Resultaría difícil de comprender qué es Valladolid si dejamos de lado la Semana Santa. La Pascua vallisoletana está considerada como una de las representaciones que reproducen con mayor fidelidad los hechos sucedidos antes y después de la crucifixión de Cristo, según aparecen en el Nuevo Testamento. El silencio respetuoso, unido a la sobriedad y la devoción, es la característica predominante durante las representaciones de la ciudad del Pisuerga.

Las procesiones sacan a la calle una valiosa imaginería religiosa, en la que destacan obras de Juan de Juni y Gregorio Fernández, la mayoría realizadas en madera de nogal y pino. También hay obras destacadas de sus seguidores: Andrés de Solanes, Bernardo del Rincón, Francisco Fermín y Tudanca, entre otros.

La procesión general de la Sagrada Pasión del Redentor y el Sermón de la Siete Palabras –en el mediodía del Viernes santo y que guarda similitud con los autos de fe- son algunos de los momentos reseñables. La celebración de Interés Turístico Internacional desde 1980. Una veintena de cofradías porta más de medio centenar de pasos hasta completar más de 30 procesiones.

El 4 de abril, el Paso del Santo Sepulcro estará incluido en la utilería del pregón previsto en la catedral para dar el inicio oficial al programa de 2014. Un Cristo yacente de los  seguidores de Gregorio Fernández -siglo  XVII-, el sepulcro y los soldados de Alonso de Rozas (1680), y los ángeles de José de Rozas (1696), completan este singular paso.

El Burgo de Osma

La Semana Santa de El Burgo de Osma transcurre por calles las estrechas y típicas calles de la localidad, lo que constituye el escenario idóneo para representar la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Destacan celebraciones como la procesión del Santo Entierro, el Viernes Santo, los Santos Oficios en la Catedral y el acompañamiento musical de algunos de los actos penitenciales.

La Pascua de esta localidad soriana cuenta con una veintena de pasos, entre ellos un Cristo Resucitado del siglo XVI, copia de un original de Juan de Juni. Los actos comienzan el Viernes de Dolores con el vía crucis; parte de la catedral gótica para llegar a la Cruz del Siglo. El domingo se celebra la Procesión de los Ramos, cuyo itinerario termina en la catedral.

[…]

Palencia

Palencia mantiene activas varias de las cofradías penitenciales más antiguas de la vieja Castilla y que remontan la Semana Santa palentina 500 años atrás. No debemos dejar de contemplar el Descendimiento junto a la catedral, momento inicial para la procesión de los Pasos y del Santo Entierro. Pero si hay algo que singulariza a la Semana Santa de Palencia es la unión cofrade. Un hecho totalmente diferenciador y exclusivo de Palencia es el asistir todas las cofradías a todas las procesiones, cubriendo claros o tramos del desfile, a pesar de no portarse en él sus titulares. Esto se viene realizando desde 1802 por acuerdo firmado por las cofradías entonces existentes.

En la tarde del Jueves Santo, tiene lugar la más numerosa de las procesiones, la que porta un mayor número de pasos, y la que más público consigue reunir; la procesión de la Oración del Huerto. Su punto álgido tiene lugar en los Cuatro Cantones, en el corazón del casco histórico de la ciudad, donde los dos grandes pasos que son portados a hombros, el del Lignum Crucis y el de Nuestra Señora de la Vera Cruz, deben ser izados con gran esfuerzo por los porteadores para salvar el obstáculo que suponen los bolardos de piedra.

El Viernes Santo por la mañana, como colofón de la procesión de los Pasos, tiene lugar la Despedida de la entrañable imagen de Jesús Nazareno ‘el Viejo’, tan querido para todos los palentinos, a Nuestra Madre la Virgen de la Amargura, ante la que se arrodilla tres veces. Ya por la tarde, y como acto previo al fúnebre cortejo procesional del Santo Entierro, tiene lugar la Función del Descendimiento, a modo de las representaciones que, en tiempos medievales, se hacían de los misterios de la Pasión de Cristo. La Semana Santa palentina tiene su punto final en la ceremonia del Rompimiento del Velo, en la que la Virgen, ante la visión de su Hijo resucitado presente en el Santísimo Sacramento, pierde sus vestiduras de luto para mostrar su radiante rostro.

[…]

Salamanca

La Semana Santa salmantina goza de un merecido prestigio, fruto del trabajo de cofrades, instituciones y del propio pueblo salmantino que, año tras año, espera con ilusión y fe su celebración. Desde el año 2003 la ciudad posee el título de Semana Santa de Interés Turístico Internacional. La riqueza artística de la imaginería y el bello entorno monumental por el que discurren los pasos se funden en la Semana Santa con  brillantez única y singular.

Hay que remontarse al 1240 para hablar de sus orígenes. Fue ese año cuando surgió una congregación de disciplina, los Hermanos de la Penitencia en Cristo, que fundaron una ermita con advocación de la Santa Cruz en el Campo de San Francisco. Más tarde, en el siglo XVI, se crea la cofradía de la Santa Cruz. En 1525 esta cofradía se une a la de la Purísima Concepción. Desde entonces, los salmantinos salen a sus calles para ver procesionar tallas de incalculable valor entre los muros de una ciudad innegablemente bella.

Tras pasar por distintas fases de esplendor y otras más complicadas, la Semana Santa salmantina destaca por su perfecta conjunción entre piedra, tradición y escenario. Más de 9.000 cofrades agrupados en dieciséis hermandades portan casi medio centenar de pasos formados por tallas que se remontan hasta el siglo XV con firmas como las de Carmona, Benlliure o Carnicero.

[…]

Soria

La Semana Santa de Soria es sobria, austera, devocional  y típicamente castellana. Este año comienza el día 12 de abril, Sábado Santo, con el pregón. Durante el Domingo de Ramos, las cofradías celebran sus misas y procesiones de palmas en sus respectivas iglesias y parroquias. Sale en procesión de la iglesia de Santa María la Mayor, la cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalén, acompañada, además de por sus cofrades y niños de la parroquia, por niños de las otras cofradías con sus palmas para darle más colorido. Recorre las calles céntricas para acabar en la Concatedral de San Pedro.

Dos cofradías son las que procesionan el Martes Santo. Ambas se juntan en esta ocasión en la plaza Mayor de la capital (lo habitual es en la plaza de Mariano Granados, que está en obras). Los Hermanos Mayores y los estandartes, se adelantan y se saludan respetuosamente. Las bandas de cornetas y tambores de cada cofradía interpretan un toque y el paso de la cofradía que toca avanza hacia adelante. Al concluir los toques, los pasos quedan a la misma altura como respetuoso saludo. Una vez concluido, las dos cofradías procesionan juntas hacia la concatedral de San Pedro donde concluye el recorrido. Se trata de uno de los momentos más emotivos de la Pascua soriana.

[…]

Zamora

La Semana Santa de Zamora -declarada de Interés Turístico Internacional desde 1986- mantiene la austeridad y el recogimiento como seña de identidad desde siglos atrás. La Pascua zamorana cuenta con un destacado patrimonio imaginero, abundando las imágenes realizadas en los últimos 150 años. La mayor parte de las tallas están realizadas en madera policromada, que en algunos casos se combina con la técnica de la tela encolada, especialmente en las obras de Ramón Álvarez y sus seguidores.

Las imágenes de mayor valor antigüedad y valor artístico, como el Cristo de las Injurias, el Cristo de la Buena Muerte o el Cristo Yacente, son propiedad de las iglesias, aunque las hermandades se encargan de procesionarlas. La mayoría están en el museo de Semana Santa, donde el público puede verlas junto al resto del paso.

En la conmemoración de la Pascua zamorana  juegan un papel destacado figuras como el Barandales o el Merlú, que anuncian la procesión del Silencio y la Toma del Juramento. También es significativa la utilización de cantos corales y gregorianos.

León

Las tallas de imagineros como Juan de Juni, Juan de Ancheta, Gaspar Becerra, Gregorio Fernández, Luisa Roldán, Luis Salvador Carmona o Víctor de los Ríos hacen de la Pascua leonesa una celebración muy especial. La Ronda es uno de los momentos más esperados por los leoneses. Sale a las 12 de la noche desde el  centro de la ciudad, para llamar al pueblo de León a la procesión de los Pasos (recreación del Calvario). Cuatro hermanos de la Cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno, ataviados con su túnica hacen sonar la esquila, el clarín y el tambor.

Uno de ellos recita: «Levantaos, hermanitos de Jesús, que ya es hora». El cortejo repite la escena ante las principales autoridades de la ciudad (alcalde, obispo, subdelegado del gobierno…), para después recorrer la ciudad durante toda la noche. La misma cofradía organiza procesión de los Pasos, que recorre las calles del casco histórico y el ensanche de la ciudad leonesa desde primera hora de la mañana hasta bien entrada la tarde.  4.000 papones de la cofradía portan trece pasos para representar los momentos centrales de la Pasión.

[…]

11_semana_santa_08_ubierna

La Molina de Ubierna, el empeño de un pueblo

Al margen de las grandes procecesiones y de las tallas de artistas de  renombre quedan las celebraciones de muchos pueblos de la comunidad. Pequeñas localidades cuyos vecinos se unen como una piña para sacar adelante un proyecto con apenas recursos, pero con toda la ilusión y el esfuerzo. Este es el caso de La Molina de Ubierna, una pedanía cercana a la capital burgalesa que ha visto peligrar su Semana Santa por falta de financiación hasta bien entrado marzo. Finalmente, el vecindario ha decidido que este año celebrarán la trigésimo cuarta edición de su vía crucis viviente contra viento y marea.

La representación de La Molina de Ubierna, que transcurre por distintos escenarios de la población, cuenta con 17 estaciones en vez de las 14 habituales. Muchos de los ropajes que visten los actores -en su mayoría vecinos- han sido cosidos o comprados por ellos mismos, excepto las réplicas que portan los soldados romanos.

‘App’ para seguir las procesiones

Las nuevas tecnologías y la Semana Santa van de la mano en la comunidad. La Consejería de Cultura y Turismo de Castilla y León lanzará más de 200 experiencias turísticas para disfrutar de la Semana Santa y ofrecerá descuentos de hasta el 40% en la compra de determinados billetes de Renfe así como la aplicación para teléfonos móviles ‘CyL Procesión’, que contiene toda la información -horarios, itinerarios y pasos procesionales- de las fiestas declaradas de Interés Turístico.

Los usuarios de smartphones Android e iPhone podrán acceder a través de la aplicación ‘CyL Procesión’ a toda la información de las fiestas declaradas de Interés Turístico con horarios, itinerarios y pasos procesionales. Se trata de una renovada aplicación cuyos contenidos se van actualizando en tiempo real, según confirman desde la Junta.

La colaboración de la administración regional con las asociaciones empresariales turísticas de Castilla y León ha permitido poner en marcha este año más de 200 experiencias turísticas para el visitante durante el periodo de Semana Santa. La iniciativa combina los actos religiosos con propuestas de turismo rural y activo, enoturismo, turismo de salud, familiar y visitas urbanas y monumentales.

En este marco se sitúa el programa ‘Apertura de monumentos en Semana Santa’, compuesto por trece rutas distintas cuyo objetivo es difundir y promocionar los monumentos del patrimonio artístico de la región que se abren al público durante estas fiestas.

Está previsto que el programa ‘Apertura de monumentos’ se extienda del 12 al 21 de abril, con monumentos abiertos en un horario homogéneo de 11 a 14 horas y de 16 a 19 horas. Más de 380 edificios históricos de la comunidad permanecerán abiertos para que el visitante pueda conocer su patrimonio histórico y artístico.

Estas experiencias se podrán conocer y seleccionar en la web www.turismocastillayleon.com/semanasanta, a las que se suma la oferta de descuentos especiales, que llegan hasta el 40% en los enlaces desde Madrid y País Vasco hacia los destinos de la Semana Santa de Castilla y León entre el 10 y el 21 de abril.

spot_img

#MÁSCYL RECOMIENDA

ESCAPADAS DESTACADAS

Siete pueblos de Valladolid que no te puedes perder

Ricardo Ortega Los pueblos de la provincia de Valladolid no solo albergan iglesias, conventos, museos y calles empedradas. Acogen también un patrimonio inmaterial y una...

CASTILLA Y LEÓN AL DÍA

SABOREA CYL

CM Prestigio recibe el Gran Bacchus de Oro

Uno de los vinos más reconocidos de Bodega CM de Matarromera acaba de alzarse con el máximo reconocimiento del Concurso Internacional Bacchus. CM Prestigio...